La EBT Solmeraya desarrolla un módulo fotovoltaico que se adapta a todas las superficies

Actualizado 24/02/2009 14:37:31 CET

ALMERÍA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La empresa de base tecnológica (EBT) almeriense Solmeraya, centrada en el diseño y fabricación de productos y tecnologías en el campo de la industria de la energía solar fotovoltaica, ha desarrollado un módulo fotovoltaico de estructura flexible cuya peculiaridad reside en su capacidad de adaptación a cualquier superficie.

En una nota, Andalucía Investiga indicó que, debido a su bajo peso, aproximadamente un 90 por ciento más ligero que los módulos fotovoltaicos cristalinos rígidos, pueden colocarse en cualquier tipo de cubiertas sin tener que añadir una estructura de soporte, incluso en superficies curvas. Así, al tratarse de módulos flexibles se adaptan a cualquier superficie aprovechando al máximo el espacio disponible y con ello maximizando la producción de energía.

Estos paneles presentan un rendimiento ligeramente inferior a los de los tradicionales paneles fotovoltaicos de carácter fijo, sin embargo, el promotor de esta EBT almeriense, Enrique Myro, aseguró que "estos sistemas poseen muchas ventajas, entre las que destaca su mayor resistencia a la temperatura y a la suciedad y su bajo coste de producción y comercialización". Además, los paneles fotovoltaicos Solmeraya aumentan su eficacia en climas con un elevado número de horas de sol e insolación, como es el caso de Andalucía.

Asimismo, señaló que este novedoso producto se adapta a las necesidades específicas del sector agrícola, como por ejemplo, el recubrimiento fotovoltaico en la superficie de los invernaderos y de las balsas de riego.

En palabras de Myro, "con su utilización como cobertura de dichas balsas se obtiene un doble beneficio, al evitar la evaporación del agua y la proliferación de algas en el interior de la basa de riego, además de producir energía eléctrica "aprovechando la existencia de una superficie que cumple una función pero que en ella misma no se realiza ninguna actividad".

"Lo mismo ocurre con la superficie de los invernaderos, ya que tan sólo cubriendo el diez por ciento de la superficie de los mismos no se ve afectada la producción agrícola y, por otra parte, suponen una fuente de ingresos adicional y constante para los agricultores debido a la generación de energía fotovoltaica", insistió el investigador. De esta forma, agregó, "se producirá un aprovechamiento electro fotovoltaico en lugares donde no se aprovechaba nada".

Solmeraya nace en marzo de 2008 con el apoyo de empresarios con amplia experiencia en el sector de las energías renovables y de investigadores de la Universidad de Almería, pertenecientes al Departamento de Ingeniería Rural, cuyo domicilio social se encuentra en esta localidad andaluza. Enrique Myro y José Antonio Navarro -ingenieros industriales-, junto con la Cooperativa Agrícola Alimer (Murcia) son sus principales promotores.