El aceite de pescado se puede sustituir por el vegetal en las dietas "sin efectos para la salud", según la UCA

Actualizado 25/01/2006 14:56:43 CET

CADIZ, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Universidad de Cádiz (UCA) ha concluido que hasta un 60 por ciento --o incluso más en el caso del salmón y la trucha-- del aceite de pescado suministrado se puede sustituir por aceites vegetales en las dietas, "sin que afecte en ninguna medida al crecimiento, salud y calidad final del producto".

Según indicó a Europa Press Andalucía Investiga, el programa de divulgación científica de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, científicos de la UCA trabajan en este proyecto europeo adscrito al V Programa Marco 'Investigación de alternativas al aceite de pescado en acuicultura' (Rafoa) para investigar la sustitución de aceites de pescado por aceites vegetales en la dieta de especies de alto valor comercial que se cultivan en el continente.

Así, los resultados a los que han llegado facilitarán la expansión de la acuicultura en Europa, ya que hará que se disminuya la dependencia actual de los cada vez más costosos aceites de pescado. A la misma vez, se incrementará la aceptación de los peces cultivados por parte del consumidor, mediante la información de la calidad del producto final obtenido y de los beneficios para la salud humana que implican su consumo.

En esta iniciativa, financiada por la Comisión Europea, además de los departamento de Biología y Bioquímica de la universidad, han participado instituciones científicas del Reino Unido (Institute of Aquaculture, Univ. Stirling), Noruega (Nacional Institute of Nutrition and Seafood Reseatch y Nutreco Aquaculture Research Centre AS), Francia (INRA e IFREMER) y España (Instituto Canario de Ciencias Marinas).

Se trata de una de las líneas de investigación estratégicas en el campo de la acuicultura como la producción de dietas comerciales para acuicultura de bajo coste, que no tengan efectos adversos para el crecimiento y la salud de los peces y originen un producto saludable y de calidad para los consumidores.

De esta forma, los investigadores introducen este nutriente durante el mayor tiempo posible en la fase de crecimiento de los peces, sin comprometer el crecimiento, la salud y al mismo tiempo mantener la calidad, beneficios para la salud, gusto y otras cualidades preferentes para los consumidores y las empresas del sector.

Para ello los expertos han llevado a cabo pruebas para cada especie, en las que se ha ido sustituyendo el aceite de pescado en la dieta por aceites de oliva, lino, colza, palma, soja o mezclas de ellos.