EOI dibuja un sistema andaluz de innovación "preocupante" y pide al sector privado "más implicación"

 

EOI dibuja un sistema andaluz de innovación "preocupante" y pide al sector privado "más implicación"

Actualizado 24/07/2006 15:32:06 CET

Considera que la investigación universitaria no encuentra su reflejo en la actividad productiva empresarial andaluza

SEVILLA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director de la Escuela de Negocios EOI en Andalucía, Joaquín García-Tapial, dibujó hoy un sistema de innovación andaluz "preocupante", según los datos que se desprenden del informe 'Evaluación del Sistema Andaluz de Innovación. Indice EOI 2006', por lo que pidió al sector privado "más implicación", puesto que en 2004 su inversión en I+D+i descendió hasta en un nueve por ciento, una caída que hace retroceder a la comunidad casi un punto en su participación en el gasto nacional, que pasa del once al diez por ciento.

En rueda de prensa para presentar este estudio, García-Tapial precisó que, a pesar de este descenso empresarial, la inversión pública creció un dos por ciento en 2004, si bien como consecuencia lógica de ese menor esfuerzo inversor privado, el documento muestra una menor participación de las sociedades en el gasto total andaluz en I+D, que desciende del 38 al 36 por ciento, por debajo del 54 por ciento en el conjunto del Estado, del 62 por ciento en la Unión Europea y del 70 por ciento de la OCDE.

El informe interpreta este descenso de la inversión privada -que contrasta con el crecimiento del 70 por ciento del año 2003-- como el resultado del "agotamiento" de la financiación contemplada en el Plan Director de Innovación y Desarrollo Tecnológico de Andalucía (Pladit) y ejecutada en gran parte durante 2003. Así, en 2004 la financiación de actuaciones por el Pladit fue "residual" y afectó al gasto total de I+D que disminuyó el dos por ciento en Andalucía, cuando aumentó el nueve por ciento a nivel nacional.

En esta línea, el director de EOI, que destacó el "importante esfuerzo" de las Administración, consideró que la región "aún no es capaz de reducir la diferencia entre la media andaluza y el resto de comunidades, aún cuando existen recursos financieros y humanos para estrechar esa diferencia". "Se echa de menos una mentalidad empresarial innovadora, característica que en estos momentos no existe debido a dimensión de las firmas andaluzas, en su mayoría pymes", agregó.

Por ello, pidió políticas que aborden esta problemática y que aúnen estas pequeñas empresas dando lugar a consorcios empresariales de mayor tamaño, al tiempo que solicitó la creación y el impulso de grandes tractores capaces de constituirse como "motor de la innovación".

De esta parte, dijo que se deben apoyar los sectores que "verdaderamente" se encuentran ligados al tejido productivo y "dejar a un lado" aquellos otros que no reviertan en beneficios para la comunidad. Como muestra de ello citó al sector del mármol con la creación del Centro Tecnológico de la Piedra, al aeroespacial con la planta de ensamblaje del A400M ubicada en Sevilla, al agroalimentario y al turístico como ámbitos potenciales que aportan ventajas económicas a Andalucía.

"REVISION PROFUNDA"

Tras señalar que la participación pública en el gasto andaluz en I+D está enfocada a las universidades, que ejecutaron el 45 por ciento del total regional (frente al 31 a nivel nacional), creyó necesaria una "revisión profunda" del sistema de financiación universitaria, puesto que, según sus palabras "esta investigación no encuentra su reflejo en ámbitos empresariales o comerciales" y, por tanto, "queda fuera de los márgenes de la competitividad".

Al hilo ello, manifestó que actualmente existen unos 1.800 grupos de investigación en el seno de las universidades andaluzas, una cifra que debería reducirse, y así lo estima también la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, hasta los 800, de manera que sólo fueran objeto de investigación aquellos sectores que son productivos para la comunidad.

Con todo, García-Tapial, que previó un panorama similar en los próximos años, reiteró que la situación del sistema andaluz de innovación "sigue siendo preocupante", si bien remarcó que "aún no ha llegado el momento de encender las luces de alarma", por lo que "debemos coger el tren y no perder el camino a la innovación".

En relación a la producción científica (un 14 por ciento de la producción científica española en revista nacionales y un 12,6 por ciento en revistas internacionales), ésta se encuentra más cerca de la contribución de Andalucía en niveles de renta y población. Por el contrario, no ocurre así con el número de patentes concedidas, que aunque tuvieron un aumento significativo en 2004 de casi dos puntos, representan tan solo el 8,7 por ciento de las concedidas en todo el país por la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Por su parte, los valores añadidos de los sectores manufactureros andaluces de alta y media tecnología sólo representan en 2004 un 7,1 por ciento y un 5,5 por ciento de los correspondientes totales nacionales, porcentajes que han aumentado con respecto a 2002 para la alta tecnología (6,3 por ciento) y disminuido para la media alta tecnología (5,7 por ciento).

DEBIL PARTICIPACION

En el uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, la región presenta un balance comparable a la media española, en lo que se refiere al uso de las TIC en las empresas. Además, registra una débil presencia de sedes de firmas proveedoras de productos y servicios TIC en su territorio respecto a la implantación de estas sedes en conjunto del Estado (4,9 por ciento). También se muestra una débil participación en el mercado interior neto de las TIC (6,5 por ciento del mercado nacional).

El informe de EOI de este año recoge como novedad la comparación con países europeos como Grecia, Portugal, Irlanda, República Checa, Hungría y Polonia, estos tres últimos recién incorporados a la Unión Europea.

Andalucía, con un gasto en I+D+i equivalente al 0,80 por ciento del PIB, se posiciona en 2004 con un "serio retraso" en esfuerzo tecnológico con respecto a la República Checa (1,28 por ciento) e Irlanda (1,21 por ciento). Hungría y Portugal se sitúan en los mismos niveles que la comunidad (0,88 y 0,78 por ciento, respectivamente) y Polonia y Grecia están en una situación peor (0,62 y 0,56 por ciento).

Como consecuencia de todo ello, el informe concluye que Andalucía se sitúa en el grupo de regiones localizadas al extremo Sur y al Este de la UE, que mayores retrasos tienen respecto a las medias europeas de los principales indicadores de innovación, una situación que afecta al aumento de su PIB por habitante, a su tasa de actividad y a su tasa de paro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies