Un estudio de la UAL asocia el uso recreativo de las drogas con una conducta "más impulsiva"

Actualizado 20/04/2009 20:49:52 CET

ALMERÍA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de psicólogas de la Universidad de Almería (UAL), liderado por las doctoras Pilar Flores y Flor Zaldívar, acaban de concluir un estudio sobre el consumo de sustancias adictivas en jóvenes universitarios, que asocian a una conducta "más impulsiva" por parte de éstos, tanto a nivel cognitivo como motor.

En una nota, Andalucía Innova indicó que, según los datos arrojados por este proyecto, los consumidores habituales de 'cannabis' y alcohol presentan "mayor impulsividad" que los no consumidores. Sin embargo, añadió que no se han evidenciado diferencias entre ambos grupos de consumidores, lo que lleva a pensar a estos expertos que "el consumo de sustancias, independientemente de su naturaleza, está relacionada con la impulsividad".

Este estudio, que se inició en octubre de 2006, fue impulsado por la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social con una financiación total de 30.061 euros.

Con la intención de averiguar si el consumo recreativo de estas sustancias afecta a la impulsividad de los jóvenes, se midió dicho comportamiento en tres subescalas, como son impulsividad motora, cognitiva e impulsividad no planificada. Para la consecución de este objetivo se tomó una muestra poblacional total de 575 alumnos, de los cuales, el 50,7 por ciento son mujeres y el 49,3 por ciento hombres, asignados a tres grupos en función de sus hábitos de consumo de drogas.

De los primeros muestreos realizados se observó que el 21,4 por ciento se corresponde con la categoría de consumidor habitual de 'cannabis'; el 32,5 por ciento con el alcohol y el resto, un 34,6 por ciento, no consumen drogas de tipo. Asimismo, parece ser que el sexo supone una influencia en los hábitos de consumo, ya que un 62,5 por ciento de la muestra constituida únicamente por varones es consumidor habitual de alguna de estas sustancias frente al 45,6 por ciento que representan las mujeres. Del mismo modo, los hombres llegan a consumir cantidades superiores respecto a ambas sustancias.

Los resultados obtenidos muestran diferencias conductuales significativas según el grupo de análisis. Así, definió la impulsividad cognitiva como la tendencia del sujeto a precipitar sus respuestas, "especialmente en tareas que explícita o implícitamente conllevan incertidumbre de respuesta, y a cometer más errores".

Según el estudio, respecto al análisis de los datos obtenidos a partir de pruebas de laboratorio que miden este tipo de impulsividad, los grupos de estudiantes consumidores de sustancias adictivas mostraron comportamientos más impulsivos que los no consumidores. No obstante, este patrón cambia cuando se tienen en cuenta la ejecución de tareas motoras, donde esta relación sólo se ha podido evidenciar en el grupo de consumidores de 'cannabis'. La impulsividad motora, implica actuar sin pensar, dejándose llevar por el ímpetu del momento.

Como conclusión, estas expertas expusieron que "es una realidad innegable el consumo habitual de sustancias adictivas en la población de jóvenes universitarios". En este sentido, añadieron que, por otro lado, "parece claro que existe una relación entre el consumo de drogas e impulsividad aunque aún tenemos que esclarecer si esta actitud es una causa o una consecuencia del consumo de drogas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies