La Junta prevé implantar antes de final de año la hoja de reclamaciones electrónica

Actualizado 19/03/2007 16:27:51 CET

Descienden por primera vez en 2006 las reclamaciones en telefonía, mientras que crecen las relacionadas con vivienda y transporte aéreo

SEVILLA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía prevé implantar la hoja de reclamaciones electrónica a través de una nueva normativa autonómica que entrará en vigor a finales de este año, un sistema al que se van a adherir más de 10.000 establecimientos, según anunció hoy la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo.

En declaraciones a los periodistas, antes de presidir el acto de entrega de los Premios C de Consumo 2007, Naranjo explicó que con este sistema los consumidores podrán interponer la reclamación a través de Internet o descargarse e imprimir la hoja de reclamaciones y entregarla directamente en el establecimiento correspondiente.

De esta forma, el consumidor enviará su queja y obtendrá la respuesta de la empresa a través de correo electrónico y, si no está de acuerdo con ella, podrá remitirla a los servicios de Consumo de la Junta de Andalucía.

La consejera, que destacó que su departamento tiene "los ánimos renovados y la cartera llena de compromisos para 2007", enmarcó la iniciativa en la "apuesta de la Junta por el uso de las nuevas tecnologías en todos los niveles".

Gobernación implantará el nuevo sistema mediante una reforma del decreto que regula las hojas de reclamaciones, donde pretende además "unificar los criterios de actuación de todas las administraciones públicas", tanto de las oficinas municipales de información al consumidor (OMIC), como en las delegaciones del Gobierno.

Los establecimientos deberán solicitar a la Junta de Andalucía contar con la hoja de reclamaciones electrónica, para lo que se facilitará información a los empresarios, que, según Naranjo, han acogido "con buenos ojos" la iniciativa.

Las empresas que se adhieran serán incluidas en un registro público con sus direcciones de correo electrónico, aunque existirá la posibilidad de que la compañía facilite al cliente la hoja de reclamaciones en un ordenador situado en su propia sede con conexión a Internet.

En cuanto a los plazos, se obliga a que la empresa conteste al consumidor en diez días, con independencia del reglamento del sector al que pertenezca (dado que en la actualidad existen ámbitos en los que los plazos de respuesta son más amplios), equiparando en obligaciones a todos los empresarios.

La normativa, que está comenzando su tramitación formal, ha contado en su elaboración con la colaboración de las principales asociaciones de consumidores y usuarios de la comunidad autónoma (Facua, Al-Andalus y UCA-UCE), la Federación Andaluza de Municipios y Provincias y los empresarios, que han realizado aportaciones al primer borrador elaborado.

RECLAMACIONES EN 2006

El número de reclamaciones interpuestas por los consumidores a lo largo de 2006 ascendió a 23.429, con lo que se mantiene en el mismo nivel que en el ejercicio precedente, con tan sólo un 2% de aumento.

Las quejas presentadas ante los servicios de Consumo de la Consejería de Gobernación sobre telefonía descendieron (-14%) el pasado ejercicio, por primera vez tras años de continuas subidas, aunque sigue siendo el sector que ha generado más quejas de los andaluces, mientras las relacionadas con el comercio minorista (+10%), la vivienda (+27%) y el transporte aéreo (+96%) han continuado creciendo.

En concreto, las reclamaciones relacionadas con las comunicaciones telefónicas y por internet sufrieron un descenso de un 14% respecto al año anterior, pasando de las 4.236 registradas en 2005 a 3.632 en 2006. Pese a esta mejora, este sector es el que genera más quejas, principalmente por incumplimientos de las garantías recogidas en los contratos, desacuerdos en la facturación y publicidad engañosa, solicitudes de baja no atendidas, la presencia de cláusulas abusivas en los contratos y problemas con la asistencia técnica, así como por deficiencias en la calidad del servicio.

Los sectores con más conflictos son las telecomunicaciones, el comercio minorista (3.292), los servicios esenciales (1.979), la vivienda (1.888) y la hostelería (1.298), junto a los servicios de asistencia técnica (1.161), los vehículos (905), la restauración (838) y el transporte (784). En el pasado ejercicio el financiero se ha incorporado a este grupo de cabeza a raíz del caso de Afinsa y Fórum Filatélico, que generó la interposición de 424 quejas ante los servicios de Consumo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies