Expertos de la US estudian la relación entre la inestabilidad genética y la aparición de tumores

Actualizado 22/06/2006 19:10:02 CET

SEVILLA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La inestabilidad genética constituye uno de los fenómenos asociados a la aparición de tumores y de algunas enfermedades hereditarias con una "fuerte propensión" al cáncer o al envejecimiento (síndrome de Werner, tricotiodistrofia o síndrome de Cockayne) y por ello un grupo de expertos de la Universidad de Sevilla, dirigidos por el doctor Andrés Aguilera López, estudia la relación entre ambos procesos.

Así, las enfermedades hereditarias son originadas por perturbaciones en la replicación, la reparación y la recombinación del ADN, de manera que estas perturbaciones pueden llegar a provocar daños múltiples como muerte celular, mutaciones y reordenaciones genéticas. No obstante, el organismo subsana cualquier error gracias a mecanismos correctores y reparadores que ayudan a mantener intacta la funcionalidad de la molécula de ADN, según indicó en un comunicado remitido a Europa Press Andalucía Investiga, que avanzó la concesión de un incentivo a este proyecto por parte de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa por más de 160.000 euros.

Esta molécula tiene la responsabilidad de transmitir la información genética intacta a la nueva generación, por lo que la nueva copia debe ser "exacta". Sin embargo, esta molécula no es estable y está expuesta al ataque de numerosas sustancias químicas que pueden dañarla en algún momento concreto.

Por ello, todos los organismos, desde procariotas a mamíferos, poseen rutas de reparación de ADN conservadas que ayudan a eliminar los daños que puedan producirse durante el proceso de replicación, previniendo así sus consecuencias deletéreas (mutaciones).

De esta forma, este grupo de especialistas, que cuenta con una larga trayectoria investigadora en relación al fenómeno de la inestabilidad genética, opina que, "al menos en parte, el fenómeno de la inestabilidad genética se debe al choque entre las maquinarias de replicación y trascripción de ADN", lo que provocaría atascos de la horquilla replicativa que tendrían que resolverse por medio de la recombinación.

Finalmente, los expertos aseguran que "tanto la mutación espontánea como la recombinación homóloga de un fragmento de ADN son significativamente más altas durante el fenómeno de trascripción, un proceso observado en todos los organismos desde bacterias y levaduras a células humanas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies