Condenan a cuatro personas por falsificar documentos y estafar a varios concesionarios

Actualizado 25/01/2014 12:55:08 CET

MÁLAGA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Málaga ha condenado a cuatro personas por falsificar documentos y quedarse con dinero e intentar estafar a varios concesionarios, de los que uno de los procesados era socio. Así, han sido condenados a penas de prisión y de multa por varios delitos, aplicando en todos los casos la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas por el tiempo transcurrido.

Según se declara probado en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el principal acusado era socio y administrador solidario de tres sociedades, dos de ellas dedicadas a la comercialización de vehículos y otra a la explotación de coches en régimen de alquiler; mientras que su esposa era administrativa en las tres empresas. Las operaciones investigadas se desarrollaron entre julio de 1997 y septiembre de 2000.

La resolución señala que al no incluirse los gastos de matriculación, se generaba una diferencia a favor de los clientes y estos dos acusados "confeccionaban unos recibos aparentando la devolución de las cantidades a los compradores, firmándolos los mismo empleados del departamento de administración, lo que permitía a los procesados sacar de caja el importe correspondiente y disponer del dinero, que hicieron suyo".

Asimismo, cuando eran vehículos usados, los acusados "facturaban por un precio inferior al abonado por los clientes, cuando no contabilizaban la operación por un importe para seguidamente anularla indicando un precio superior, quedándose con la diferencia", señala la Sala, además de que "cargaron en las cuentas de las sociedades gastos personales, como comidas de fines de semana, muebles, viajes" e, incluso, un aire acondicionado para su casa.

Con estas practicas, indica la sentencia, lograron quedarse con 457.300 euros de las tres empresas. También, se apunta, transmitieron gratuitamente tres vehículos a otras sociedades cuyos administradores se habían concertado para llevar a cabo otras acciones defraudadoras. Ante las sospechas, un socio encargó una auditoría que forzó la salida del principal acusado de las sociedades, tras lo que su mujer cogió seis cheques y facturas en blanco.

Los otros dos acusados han sido condenados por concertarse con los anteriores para hacer creer a los nuevos administradores que se habían llevado a cabo determinadas operaciones de venta, pidiendo por medio de requerimientos notariales la entrega de coches, lo que no lograron. Para ellos se basaron en documentos fechados falsamente días antes de la salida del acusado y que recogían negocios que "nunca tuvieron lugar".

Así, en la sentencia, que es recurrible, se condena al principal acusado por un delito continuado de falsedad que fue medio para cometer otro también continuado de apropiación indebida, así como por una falta de hurto y por dos delitos de falsedad, que fueron utilizados para dos delitos de estafa. Se le impone nueve años de prisión, así como el pago de una multa de 16.200 euros y que indemnice a las sociedades.

En el caso de la mujer, ha sido condenada a cuatro años y medio de cárcel por un delito continuado de falsedad, medio para cometer otro de apropiación indebida; mientras que a los otros dos acusados se les impone cinco y dos años y medio de prisión, respectivamente, por delitos de falsedad, que fueron medios para cometer otros dos intentos de estafa, y multa. A los cuatro se les absuelve de otros delitos por los que fueron acusados.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies