Cuatro acusados de blanquear dinero del contrabando internacional aceptan un año de prisión

Ciudad de la Justicia de Málaga
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 08/03/2018 15:46:44CET

MÁLAGA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cuatro acusados de formar parte de un grupo dedicado supuestamente a blanquear dinero al parecer producto del contrabando internacional se han mostrado conforme con una pena de un año de prisión y multa solicitada finalmente por el ministerio fiscal. Por contra, una quinta procesada no se ha acogido a este acuerdo.

La Sección Tercera de la Audiencia de Málaga ha acogido este jueves la primera sesión del juicio, en el que estos cuatro acusados han aceptado el acuerdo alcanzado con la Fiscalía por el que se les condena por un delito de blanqueo de capitales, con la circunstancia de dilaciones indebidas.

Además, la acusación pública ha pedido a la Sala que decrete la busca y captura de uno de los acusados que no ha comparecido, que se uniría a otros dos --uno de ellos hermano del anterior-- que ya están declarados en rebeldía, al encontrarse en ignorado paradero.

La Fiscalía acusaba a este grupo de blanquear dinero presuntamente del contrabando de alcohol y metales preciosos a través de adquisición de inmuebles en la Costa del Sol, en concreto en la localidad malagueña de Estepona, y en Sevilla, y con trasvases de fondos a cuentas de sociedades instrumentales.

Según el ministerio público, los dos acusados que se encuentran declarados en rebeldía y el otro procesado que este jueves no ha comparecido formaban parte de esa organización que supuestamente blanqueaba dinero del contrabando de tabaco y alcohol y fraude fiscal en Alemania.

En España, según la acusación de la Fiscalía, los acusados habrían realizado desde el año 2000 transferencias de fondos a entidades mercantiles constituidas fundamentalmente en Granada y adquirían propiedades inmobiliarias "para enmascarar el ilícito origen de dicho dinero", para lo que contaban con varias personas.

El ministerio público sostiene que entre estos colaboradores españoles estaban los acusados que se han conformado, quienes, "conociendo el origen delictivo del dinero se prestaron a actuar como meros testaferros en la adquisición de inmuebles o en la constitución de sociedades instrumentales", que servían "para los miembros principales de la organización para canalizar el trasvase de fondos".

El fiscal señala que la otra procesada con la que no se ha llegado a un acuerdo también estaría entre los colaboradores. Ésta ha negado este jueves en su declaración saber los negocios de uno de los principales acusados que está en paradero desconocido, con el que mantuvo una relación y convivió. Además, ha dicho que le conoció con otro nombre y que le dijo que era intermediario para buscar inversores para proyectos.

La acusación considera que varias de las operaciones de ventas de alcohol o de metales preciosos declaradas a través de las empresas vinculadas a los acusados serían "falsas" y respecto a los inmuebles, se adquirieron fundamentalmente en la localidad malagueña de Estepona, en concreto tres, y en Sevilla, donde sólo se localizó un piso.

Dicha acusada ha declarado que su entonces pareja puso a su nombre un piso en Sevilla y le compró un coche porque previamente habían roto y "quería demostrarme que quería tener una relación seria conmigo", por lo que se fue a vivir con ella; manifestando que parecía "una persona solvente" y que viajaba mucho, momento en el que hacía los negocios.

Entre las entradas de fondos en cuentas bancarias de sociedades radicadas en España, los pagos efectuados y el valor de los bienes inmuebles, la Fiscalía sostiene que el importe de blanqueo de capitales que se imputa es de 1,9 millones de euros.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial