Condenan al SAS por el fallecimiento de un paciente malagueño tras una demora en su intervención

Actualizado 18/09/2008 20:09:38 CET

MÁLAGA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) y a una aseguradora al pago de 92.685,46 euros por el fallecimiento de un paciente malagueño por demora en el tratamiento tras diagnóstico de tumoración infiltrante en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga.

Según informó hoy en un nota la asociación El Defensor del Paciente, el SAS deberá abonar 92.685,46 euros por la asistencia médica prestada a J.R.M., un paciente malagueño de 65 años de edad, al que le realizaron un simple análisis de sangre tras esperar más de cinco horas y facilitarle una cita "ordinaria" para el especialista en Urología, después de llegar al Servicio de Urgencias por pérdida de sangre en la orina.

Pese a haber recibido el alta y ser remitido a su domicilio, las pérdidas de sangre, así como los dolores no finalizaron y ante las reiteradas hemorragias, y tras arduas gestiones por parte de sus familiares en el ambulatorio de Barbarela se consiguió finalmente cita con el Servicio de Urología del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, según señalaron.

En este caso, se realizaron una ecografía y una cistoscopia, diagnosticándose un tumor de vejiga de baja intensidad, no procediéndose a su intervención inmediata ni a la realización de otro tipo de pruebas para conocer su verdadero alcance, quitándole importancia al asunto, e incluyéndole en "lista de espera" para su intervención quirúrgica de carácter no urgente.

El paciente permaneció en situación para ser intervenido por un periodo de aproximadamente cuatro meses y durante ese tiempo "las hemorragias continuaban, y el tumor avanzaba, con la consiguiente alarma y sufriendo para el propio paciente y sus familiares, acudiendo nuevamente al Servicio de Urgencias", precisaron.

El fallecido no fue intervenido hasta el día 9 de diciembre de 2003 y sorpresivamente, y una vez terminada la operación, se indicó que el pólipo extraído era más grande de lo previsto y que había infiltrado la vejiga, lo que contrasta con las pruebas realizadas e información recibida, ya que simplemente era un tumor de baja intensidad con poco peligro.

La sentencia indica, según manifestaron desde el colectivo, que la intervención practicada no fue correcta ya que llevó a cabo una medida indicada para un tratamiento quirúrgico de tumores superficiales de vejiga pero que "no lo está para los infiltrantes".

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial
Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies