Reactivan el caso de un hombre preso por tres agresiones sexuales tras no coincidir el ADN

Actualizado 05/07/2015 1:05:50 CET

MÁLAGA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 3 de Fuengirola (Málaga) ha reactivado el caso de un hombre de nacionalidad holandesa que se encuentra preso desde el año 2005 cuando fue condenado por tres agresiones sexuales que tuvieron lugar en 2003 en este municipio malagueño, aunque su ADN no coincidía con el hallado, pero dos de las víctimas y un testigo le reconocieron.

Fue la propia Policía la que alertó en el año 2007 de que los restos hallados en una de las víctimas tendría semejanzas con el ADN de un británico, que al parecer había residido en la Costa del Sol desde finales de 2002 hasta octubre de 2003; sin embargo, el holandés R.V.D. está en prisión, según ha indicado a Europa Press su letrado, Silverio García Sierra, quien ha lamentado que "un presunto inocente fue condenado a más de 15 años de prisión por un delito que según todos los indicios no cometió".

El británico M.P.D. fue condenado a cadena perpetua en Reino Unido en 2005 por el crimen de una joven, según ha informado este lunes el periódico El País, añadiendo que cuando su ADN se incorporó a los ficheros de material genético y la policía científica española cruzó los datos se encontró con que los restos orgánicos hallados en una de las agresiones cometidas en Fuengirola coincidían con su perfil.

La policía informó entonces al juzgado que se había encargado del caso. El letrado del hombre solicitó el 26 de mayo de 2011 la suspensión de la pena; aunque el Tribunal Supremo rechazó el recurso de revisión en un auto de 14 de febrero de 2012, en el que, no obstante, sí se pedía a la Audiencia que se investigara. En este punto, el abogado ha añadido que se remitió "equivocadamente" a un juzgado de primera instancia de Fuengirola.

Posteriormente, ya se remitió a un juzgado de instrucción de dicha localidad, que solicitó el ADN, aunque "las autoridades inglesas, para proteger los derechos de su súbdito, le pidió requisitos al juzgado que éste no cumplimentó y directamente las autoridades inglesas archivaron el asunto sin mandar la prueba solicitada". En diciembre, la Audiencia Provincial lo volvió a remitir y recayó en otro juzgado de Fuengirola.

"Ha habido una serie de errores judiciales", ha considerado García Sierra, quien ha recordado que hace tres meses una jueza se hizo cargo del caso y abrió unas nuevas diligencias.

Para ello, solicitó una comisión rogatoria reclamando una muestra de ADN de la saliva del británico y, en caso de que éste no se preste a ello, una muestra del perfil de ADN. También se reclamó a la Interpol las huellas dactilares para compararlas con las halladas en un vehículo en el que, al parecer, se apoyó el presunto violador en una de las agresiones.

El abogado del holandés encarcelado, quien según García Sierra "siempre ha jurado que es inocente y tenía testigos pero por diversas circunstancias no se tenía el domicilio de estos"; ha insistido en que a pesar de la urgencia con la que se solicitaron tanto el ADN como las huellas dactilares, las autoridades británicas aún no han respondido.

"El juzgado no me ha comunicado que haya ninguna novedad. Después de dos años desde que el Supremo dictó el auto para reabrir el caso seguimos esperando", ha apostillado, al tiempo que ha considerado que esta jueza "lo está haciendo perfectamente".

Fuentes judiciales han apuntado que el Supremo confirmó la sentencia condenatoria de la Audiencia provincial en 2006 y que este alto Tribunal instó en 2012 a la Sala malagueña a que investigara el ADN, resolviendo el recurso de revisión de 2011. Se remitió el asunto a un juzgado de Fuengirola, que realizó una comisión rogatoria "que llegó sin cumplimentar de Reino Unido". Posteriormente, se ha hecho otra a través de un juez de enlace.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies