Sigue el juicio a acusados de abusos a una menor a la que iniciaban en el sexo

 

Sigue el juicio a acusados de abusos a una menor a la que iniciaban en el sexo

Actualizado 21/02/2016 12:12:41 CET

MÁLAGA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Málaga continuará este próximo martes el juicio a cuatro personas, acusadas por supuestos abusos sexuales a una menor, a la que presuntamente preparaban para participar en prácticas sexuales realizadas delante de ella por el grupo y a la que daban charlas sobre temas religiosos. La vista oral, que comenzó el pasado mes de enero, seguirá con periciales y declaración de testigos.

En esta causa están acusados un hombre, que era el que daba a la víctima, cuando tenía 13 años, y a otras asistentes "charlas y enseñanzas sobre temas supuestamente religiosos" en un domicilio al que iba a la menor, según el escrito inicial del fiscal. Además, están procesadas tres mujeres, una de ellas tía de la chica y otra, prima, que convivían en la casa.

A todos se les acusa de un delito continuado de abuso sexual y de corrupción de menores, según las conclusiones del ministerio público, a las que ha tenido acceso Europa Press. Se solicita para el hombre nueve años de prisión y para las tres mujeres, cuatro años de cárcel, instando a que indemnicen a la víctima con 30.000 euros por las secuelas y el daño moral.

El escrito provisional de la acusación pública señala que la menor "para ser iniciada en las prácticas sexuales del grupo" empezó a ser vestida con trajes cortos, transparencias y tacones "a fin de satisfacer al procesado", al tiempo que le decían que "éste era el único hombre para ella". Entonces, dice el fiscal, la chica comenzó a recibir tocamientos y caricias del acusado.

Además, señala el escrito, llegaron "a mantener relaciones sexuales todos los procesados entre sí delante de la menor" y cuando consideraron que ya estaba preparada, el acusado "comenzó a mantener relaciones sexuales". La joven soportó esta situación varios años porque "los procesados le manifestaban que era lo correcto y porque tenía miedo al castigo divino si dejaba de acudir a esa casa".

La denunciante explicó en el juicio estos hechos y dijo que al principio se sentía bien y solo eran charlas espirituales en la casa de su tía, a las que sólo iban mujeres. Posteriormente, las enseñanzas eran más apocalípticas y le hacían sentir culpabilidad por la forma de vida que llevaba, tras lo que le empezaron a dar ropa ajustada, sintiéndose "como una prostituta".

A partir de marzo de 2003, cuando tenía 13 años, el acusado, que decía que las mujeres "tenían que exteriorizar el placer y que me iban a enseñar", comenzó con la actitud "cariñosa", corroborando que los procesados llegaron a tener relaciones delante de ella, tras lo que el hombre, según declaró, comenzó a tenerlas con ella. Tenía "miedo" a que le pasara algo si no volvía a esa casa.

Explicó que en una primera denuncia presentada por otra chica lo negó todo porque "estaba sumamente metida ahí" y pensaba que aquella "tenía maldad y quería hacernos daño". "Creía que lo que me estaba pasando era una bendición, así que cómo iba a decir algo en contra de él", manifestó, apuntando que decidió no volver cuando se dio cuenta de que podía relacionarse con otras personas de su edad.

Los acusados negaron los hechos. Así, el hombre reconoció que daba "enseñanzas" sobre budismo y cristianismo en un centro, al que asistían una vez por semanas "hombres y mujeres", pero rechazó que fuera en casas particulares y que asistieran las otras acusadas, con quien negó haber tenido relaciones sexuales o haber convivido, ya que tenían contacto esporádico.

Asimismo, dijo que no mantuvo relaciones con la víctima y consideró algo "aberrante que me sorprende" lo que ésta contó en su denuncia respecto a las prácticas sexuales en las que supuestamente la quería iniciar. Asimismo, calificó de "sorprendente" que en esa primera denuncia presentada por la otra chica, la actual víctima negara los hechos y luego denunciara.

"Soy un meditador", señaló el acusado, quien aseguró que lo que le interesa "es lo que está detrás de las apariencias y el sexo y la meditación no se llevan bien". Asimismo, manifestó que la denunciante cambió de personalidad cuando se fue a otro instituto y comenzó a juntarse con determinada gente, algo en lo que coincidieron las otras tres acusadas.

La tía de la joven, una de las procesadas en este caso, declaró que la denunciante comenzó a chatear con gente extraña y "al final yo ni la conocía". Señaló que la primera chica que presentó denuncia, amiga de su hija y que vivió un tiempo en la casa, "dijo cosas terribles" que no eran verdad "y luego se ha sumado mi sobrina".

Explicó que conoció al acusado, "un hombre super correcto", porque una amiga le dijo que hablara con él cuando estaba pasando un mal momento. Algo parecido relató la otra procesada, que también vivía en la misma casa. Las dos y la tercera acusada, hija de una de ellas y prima de la denunciante, negaron haber participado en acto sexual alguno y haber obligado a la víctima a nada.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial
La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies