Los tres inspectores de obra de Gerencia Municipal de Urbanismo advierten de la falta de personal y de medios

Comisión de investigación sobre Gerencia Municipal de Urbanismo GMU preside Cs
CIUDADANOS - Archivo
Publicado 12/06/2018 15:53:21CET

MÁLAGA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los tres inspectores de obra de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) que han comparecido este martes en la comisión de investigación sobre los expedientes de infracciones y concesión de licencias en el periodo 2006-2016 han asegurado que en todo el tiempo no habido "jamás" injerencia política y han coincidido en advertir de la falta de personal en todo el equipo, no sólo de inspectores, y también de medios materiales.

Así, el primer inspector de obra que ha comparecido, que trabaja en la Gerencia desde 1990, ha detallado su trabajo y ha explicado que a tenor del mismo "medios hacen falta". En este punto, ha recordado que han llegado a ser en el departamento ocho "y ahora somos tres. La ciudad ha ido creciendo y no podemos hacer el mismo trabajo".

Por su parte, otro de los inspectores de obra también ha reconocido la falta de medios y de personal: "la capacidad que tienen tres personas no la tienen ocho. Eso es indudable, se ha reducido el trabajo, porque con menos personal no se puede sacar igual trabajo adelante". Ha añadido, además, que sí han hecho constar a sus superiores la falta de recursos y herramientas para trabajar.

Asimismo, el tercero de los comparecientes ha dicho que "es evidente" la falta de personal. "Al tener falta de personal no podemos abarcar todo trabajo de investigación, de visitar sitios...", ha reconocido, insistiendo, por tanto en que "el gran problema es la falta de personal, del conjunto del equipo de disciplina urbanística". "Creo que el reducir de personal ha complicado todo", ha dicho, al tiempo que ha hablado también de "frustración".

PROCEDIMIENTOS

Sobre la cantidad de procedimientos, el primer inspector que ha intervenido ha dicho que no saben la cantidad total de procedimientos de infracciones abiertos, pero "pensamos que es inevitable". "Es muy difícil con los medios que tenemos resolver un expediente en el plazo que marca la ley; es imposible y hay que priorizarlo". "Es indudable que había trabajo acumulado", ha reconocido.

A su juicio, "es frustrante" el trabajo "porque difícilmente llega a término, hay muchos expedientes acumulados y no terminados". "Mi opinión es que falta gente, hay muchas denuncias y necesita un departamento entero para cubrirlo", ha apostillado.

Durante su intervención también ha detallado los orígenes de los distintos procedimientos y ha recordado que el protocolo sobre el cómo llevar a cabo el trabajo se aprobó "hace poco". Ha señalado que anteriormente lo que se hacía es que iban entrando "y las atendíamos; había muchas de golpe y las íbamos priorizando", siempre ha dicho, "viendo antes las más graves".

Todos los inspectores han coincidido en que una vez realizado el informe pasa a otro departamento, por lo que desconocen saber, a no ser que vuelva de nuevo a sus manos, cuál es el procedimiento que sigue, ya que es "camino administrativo".

Ha admitido que cuando vuelve a ver un expediente de hace años "me sorprende", pero "es que no damos abasto", ha incidido. En relación con quién es el encargado de calcular que no caduquen los requerimientos, ha señalado que corresponde a la parte administrativa, por lo que ha dicho desconocer cómo lo hacen. Ha recordado que para el reparto del trabajo tienen asignados unos números y que se reparte de forma aleatoria lo que llega.

En este punto, ha agregado que "puede ser habitual" que caduque expedientes, "a la vista está", pero "no se dejan morir; dejar morir entiendo que es a conciencia y no se hace a conciencia, así que no se dejan morir", ha señalado.

De igual modo, ha dejado claro que "jamás" ha habido injerencia política a la hora de gestionar infracciones: "le puedo decir que no". "Jamás en algún informe nunca me han dicho que no lo haga, ni que se va a tramitar ni que cambie nada de ese informe", ha señalado.

De nuevo el inspector de obra ha aludido a "la falta de personal", además, de que aboga por priorizar porque "muchas denuncias son pérdida de tiempo", poniendo como ejemplo "el denunciar al vecino de al lado porque está martilleando a la hora de la siesta, y aunque tiene licencia hay denuncia; mucho es por calentamiento, eso no es excusa, pero una parte importante son denuncias poco significativas, que sí que nos hacen perder mucho tiempo a todo el mundo".

Así, ha dicho que no habla de desmantelamiento pero sí "son vacantes que no se cubren, desconozco el tema", ha reiterado, asegurando que "cuando hemos pedido material y dicho no hay dinero, tampoco lo habrá para contratar a nadie". "Se escapa a nuestro control", ha agregado.

FALTA DE HERRAMIENTAS

Por todo ello, los tres inspectores ha coincidido en que hace falta personal. "Como mínimo hacen falta ocho y más personal, porque hay mucho volumen de trabajo".

Por otro lado, también han sido cuestionado por el número de expedientes asignados y aunque han dicho no saber con precisión sí han reconocido que son "bastante". Uno de ellos ha cifrado en unos 300; otro ha afirmado que tiene ahora mismo unos 30; mientras el tercero ha señalado que tiene unos 50. "Evidentemente es muy difícil que los tres podamos con todo el trabajo que recibimos", han reconocido.

Han criticado también el sistema informático, que "tiene que ser eficiente". Es más, el segundo de los inspectores ha señalado, en relación con los medios con los que trabajan, que utilizan "un programa antiguo, con pantallas pequeñas que nos tenemos que dejar la vista para ver el texto". Ha enumerado, además, que el programa informático está "poco actualizado, estando en el época que estamos con la tecnología". "Servir, sirve, porque hay datos, pero no es fácil acceder y hay mucho lío".

Por ello, ha abogado por una "renovación integral" tanto de herramientas como de ordenadores, aunque ha dicho que ahora "se nos ha puesto un monitor heredado", que es "más antiguo que el actual", pero "que nos sirve para comparar fotografías, que antes lo hacíamos de memoria y así es más sencillo".

Por otro lado, el último inspector que ha acudido a la comisión ha relatado el trabajo que realizan y ha incidido en que "el inspector hace labor de inspector, no tiene por qué saber más; se nos escapa todo el procedimiento administrativo".

"Me siento satisfecho llevando el trabajo diario, aunque está demostrado toda la carga que llevamos", ha agregado. Sobre su trabajo, en concreto, ha reconocido que sobre todo en sitio rústico "a veces es un problema, hay accesos cortados y te expones a lo que te puedes encontrar".

Por su parte, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, en su turno, ha recordado las funciones y encomienda que tiene un inspector, además de que tiene "plena autonomía y condición de agente de la autoridad". También ha recordado que en 2017 los tres inspectores de la Gerencia realizaron 731 informes y 721 visitas de inspección: "no se les puede pedir más, es exagerado lo que hacen", ha apostillado.

Pomares, por último, ha reflexionado, tras escuchar esta sesión de la comisión de investigación y las preguntas de la oposición que "jamás ha habido injerencias políticas y que trabajan con independencia; además de que no han dejado caducar intencionadamente ningún expediente; que han priorizado denuncias e inspecciones, y valoran el nuevo plan de inspección". De igual modo, ha continuado, que los trabajadores "no piensan que haya una premeditada reducción de personal, sino por las circunstancias, y que hay que reflexionar sobre el número de inspectores".

Por su parte, el portavoz municipal del PSOE, antes de la sesión, ha pedido al alcalde, Francisco de la Torre, que dé explicaciones por "las supuestas presiones y presuntas irregularidades cometidas en la Gerencia Municipal de Urbanismo que han sido denunciadas por la ex responsable de Disciplina Urbanística de esta entidad entre los años 2009 y 2014".

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial