La Junta organizará 22 cursos para luchar contra el uso ilegal de cebos envenenados

Cebos
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 05/02/2018 17:41:35 CET

SEVILLA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio va a organizar este año un total de 22 cursos básicos de formación en la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados, dirigidos a los más 500 agentes de autoridad en Andalucía; en concreto, a los agentes de Medio Ambiente de la Junta que no pertenecen a los Equipos de Investigación contra el Veneno y Artes Ilegales, y a los miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

Según ha detallado la Consejería en un comunicado, los cursos, que se celebrarán en las ocho provincias andaluzas, contarán con una base teórica y otra práctica de contenido multidisciplinar.

Gracias a esta iniciativa, enmarcada en el Plan de Acción de la Estrategia Andaluza contra el Veneno, los participantes podrán intercambiar ideas y experiencias, además de resolver las dificultades técnicas que plantea cada actuación que se requiere en este tipo de delito, según destacan desde la Junta, desde donde inciden en que, "sólo de este modo se logrará optimizar los procedimientos legales establecidos --administrativos y penales-- para minimizar el uso de venenos en Andalucía".

Las actuaciones desarrolladas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a través del Plan de Acción Andaluz de lucha contra el uso de cebos envenenados han logrado reducir en un 50 por ciento esta práctica ilegal en la región, según concreta la Junta.

La estrategia andaluza contra esta práctica ilegal es un programa que viene desarrollándose desde el 2004 con el objetivo de "minimizar el impacto potencial del uso ilegal de cebos envenenados, que tan devastadores efectos ocasiona en el medio natural y en la salud pública".

Para reforzar esta iniciativa, la Consejería está elaborando un nuevo documento, que contempla nuevas líneas de acción para lograr erradicar el uso del veneno. Entre ellas, sobresalen la ampliación de la unidad canina especializada contra el veneno, la realización de cursos de formación, así como promover cambios administrativos para que se endurezcan las sanciones por la tenencia de sustancias tóxicas prohibidas e incluso para que se considere un delito, dado el "alto riesgo" que supone también para la salud de las personas.

No en vano, desde la Junta remarcan que la utilización de cebos envenenados en el medio natural es el principal problema de conservación de las aves necrófagas, además de afectar a otras especies emblemáticas en peligro como el lince ibérico y el águila imperial. Además, destaca que el uso de venenos en el medio natural está "vinculado principalmente a una mala práctica cinegética y ganadera, como demuestran las sentencias judiciales habidas hasta la fecha".