La Junta pone en marcha el protocolo contra el marisqueo ilegal de especies protegidas

Actualizado 27/03/2017 16:31:52 CET

SEVILLA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha aprobado el Protocolo de Inspección del Marisqueo Ilegal de Especies Protegidas de Andalucía, que se ha incluido en el Plan Anual de Inspecciones de los Agentes de Medio Ambiente para que éstos puedan visitar lonjas, restaurantes, mercados y distintos puntos del litoral para tratar de evitar el marisqueo o la comercialización de las especies marinas protegidas, fundamentalmente aquellas incluidas en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas y en el Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

El marisqueo de invertebrados marinos, especialmente moluscos, para su consumo o para su uso como cebo para la pesca es una práctica muy extendida y habitual en Andalucía. Esta práctica, que no es legal excepto en el caso de los profesionales con licencia, supone en la actualidad, según la información recabada por Europa Press, uno de los principales factores de amenaza para algunas de las especies incluidas en ambos listados, como son la lapa ferruginosa 'patella ferruginea' (catalogada 'en peligro de extinción') o la caracola 'charonia lampas' (catalogada como 'vulnerable').

En los últimos años se ha venido observando un repunte importante en la comunidad autónoma de capturas de distintas especies de moluscos, crustáceos y equinodermos, incluso por bañistas y turistas, en algunos casos con el peligro añadido para la salud pública que esto supone en el caso de especies filtradoras que no se depuran, ya que se ha detectado la oferta de estos invertebrados en restaurantes o en lonjas y mercados para su venta a particulares y comercios.

Por ello, el protocolo, creado bajo el amparo del marco jurídico habilitado en la ley para la protección, conservación y recuperación de la flora y la fauna silvestres y sus hábitat en Andalucía, en consonancia con el criterio general de conservación de la naturaleza y de pleno respeto a la biodiversidad, trata de integrar tanto la vigilancia de las poblaciones de las especies marinas protegidas amenazadas por el marisqueo como actuaciones de control del comercio y venta ilícita de estas especies en lonjas, mercados y restaurantes.

En este marco de actuaciones se explicita que las inspecciones realizadas por la Consejería se llevarán a cabo por los Agentes de Medio Ambiente de cada demarcación provincial. También podrán realizar inspecciones el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y la Policía Autonómica.

En el caso de detectarse invertebrados marinos amenazados en las inspecciones, los agentes de la autoridad contactarán con los técnicos del Programa de Gestión Sostenible del Medio Marino Andaluz para confirmar la identificación de las especies y coordinar el mantenimiento con vida y la liberación de los ejemplares capturados en el medio natural.

Además de las actuaciones enmarcadas en este protocolo, también se realizan otras para la conservación de especies protegidas de vertebradas, como la desarrollada recientemente por agentes del Seprona de Málaga, en la que han decomisado más de dos mil ejemplares de caballitos de mar (género hippocampus) en Marbella.

Existen dos especies de este grupo de pequeños peces en el Mediterráneo y ambas están protegidas legalmente --incluidas el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial--, debido al dramático descenso de sus poblaciones en los últimos años en las aguas andaluzas, provocado por la sobrepesca y la pérdida de su principal hábitat, las praderas de fanerógamas marinas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies