La Junta trabaja en mejorar la vegetación esteparia en Mágina y Cazorla con 2,6 millones de inversión

Actualizado 05/12/2011 17:19:53 CET

JAÉN, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente trabaja en la fase final del proyecto de mejora de vegetación esteparia en las comarcas de Mágina y Cazorla, en la provincia de Jaén, con una inversión de 2.640.000 euros. Con esta iniciativa se pretende recuperar hábitats para favorecer y mejorar la rica biodiversidad de esta zona, que es nexo de unión de dos parques naturales, el de Cazorla, Segura y Las Villas y el de Sierra Mágina.

El delegado provincial de Medio Ambiente, Moisés Muñoz, ha destacado este lunes en un comunicado el importante trabajo del Gobierno autonómico en este proyecto no sólo por el valor ambiental y para la conservación que tiene para esta rica y diversa área de la provincia, sino porque en términos de empleo ha supuesto también un apoyo a las economías domésticas, con medio centenar de personas trabajando en estos momentos en labores de plantación y semillado.

Las labores se han realizado en los montes Las Cumbres, de Quesada; Los Cotos, de Pozo Alcón, mientras que se desarrollan en la actualidad en el monte Cortijos Nuevos, de Jódar. En total, la superficie de actuación supera las 650,87 hectáreas "de un corredor con unas peculiaridades ambientales que le confieren gran valor, ya que posee unas particulares características climatológicas y biológicas que le confieren mucha importancia, más aún si se tiene en cuenta que se trata de una zona que sufre una notable actividad agraria y donde la desertización juega un papel crucial en la garantía del equilibrio ecológico".

Muñoz ha afirmado que el trabajo que se realiza permite garantizar la mejora de un terreno que propicia su conversión en hábitats de las especies con mayor nivel de amenaza en Andalucía, especialmente aves esteparias como el aguilucho cenizo, el cernícalo primilla, el sisón y el alcaraván comunes, la ganga ortega, la calandria y otras. "Todas ellas combinan el hábitat estepárico con el forestal, por esta razón, estos montes reúnen características únicas", ha apuntado el delegado.

PAISAJE PRIMITIVO

El objetivo con estos trabajos es conseguir un paisaje primitivo que mezcle llanuras abiertas con masas arbóreas de baja densidad. No en vano, la zona es un reducto similar a los paisajes de Baza y Guadix, en Granada, un ejemplo único de lo que en su día fueron las estepas de vegetación espontánea únicas en Europa y que sólo se encuentra en la Península Ibérica.

Por este motivo, las tareas que se realizan en estos montes consisten en desbroces selectivos para dar aire a especies vegetales de interés, apertura de claros para dar pie al nacimiento de arbustos de pequeño porte, la atención a las poblaciones de esparto existentes en la zona, la conservación de los pinares de más edad y el cultivo de gramíneas y leguminosas, cuya siembra favorece al hábitat de estas aves.

Todo ello está encaminado a favorecer la convivencia entre la actividad agrícola responsable y la gestión forestal, la coordinación de agricultura y ganadería con la mejora de la biodiversidad. Los trabajos se ampliarán hasta mediados del próximo año y, en total, se plantarán un total de 629.300 plantas.