La mina alega que el expediente no implica "necesariamente" una sanción y no espera consecuencias

Actualizado 22/10/2010 22:16:43 CET

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La compañía 'Cobre Las Cruces (CLC)', filial de la multinacional canadiense 'Inmet Mining' y gestora de la mayor mina a cielo abierto de Europa en los municipios sevillanos de Gerena, Guillena y Salteras, ha recordado este viernes que el expediente incoado en su contra por la Consejería de Medio Ambiente a cuenta de un vertido de 80 metros cúbicos de aguas de contacto en el arroyo Garnacha, es "la consecuencia lógica de cualquier incidente", defendiendo así que este cauce hídrico no ha sufrido "ningún tipo de afección ambiental", con lo que espera que dicho procedimiento sancionador se cierre "sin consecuencias" para el complejo minero.

En un comunicado, 'Cobre las Cruces' ha explicado que es jueves fue cuando se produjo la fractura de esta tubería en el interior del complejo minero y, "de inmediato", la empresa informó a la Consejería de Medio Ambiente de la incidencia "de acuerdo con la política de transparencia de la compañía". Al ser detectado el incidente, la tubería en cuestión fue puesta fuera de servicio y los análisis practicados a continuación, según la empresa, "confirmaron que no había ningún tipo de afección ambiental al arroyo Garnacha". Los resultados de esos análisis fueron inmediatamente puestos a disposición de la Consejería de Medio Ambiente.

La apertura de un expediente, según 'Cobre las Cruces', "es la consecuencia lógica de cualquier incidente sobre el que la Consejería tiene competencias y demuestra la permanente vigilancia que realiza sobre el complejo minero". Tal extremo, así, "no significa que necesariamente tenga que derivar en sanción, dado que no se produjo afección al medio ambiente, como la propia autoridad ha podido constatar sobre el terreno".

De hecho, defiende la empresa que los parámetros medidos 'in situ' en el arroyo Garnacha, aguas abajo del punto al que podrían haber llegado aguas de vertido, "eran iguales a los medidos aguas arriba de dicho punto". La Consejería de Medio Ambiente, de cualquier forma, espera actualmente los resultados de los informes de evaluación encargados a la Guardería Fluvial y los agentes de Medio Ambiente.

La compañía, de todos modos, confía en que el expediente "siga su curso normal y se cierre sin consecuencias, como ocurre con cualquier incidencia que 'Cobre Las Cruces' comunica permanentemente a las autoridades implicadas. Cabe recordar que el Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla investiga actualmente a esta compañía a cuenta de la detracción no autorizada de 75.000 metros cúbicos de agua del acuífero Niebla-Posadas, la práctica de 20 sondeos no autorizados y el vertido de arsénico y otras sustancias contaminantes a este cauce hídrico, extremo denunciado por la Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico y que se saldó con la imputación de la cúpula de esta filial de 'Inmet Mining'.