El programa de cría del quebrantahuesos iguala su récord con nueve nacimientos

Nota De La Junta Y Foto Balance Pollos Quebrantahuesos Centro Cría Cazorla
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 11/04/2018 18:42:46 CET

SEVILLA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla (Jaén) ha cerrado este año el periodo de eclosiones del programa con el nacimiento de nueve pollos, de las 14 puestas registradas durante el ciclo reproductor 2017-2018 de la especie, igualando el récord de ejemplares de otras temporadas.

Según han confirmado a Europa Press fuentes de la Fundación Gypaetus, que gestiona el programa de reproducción y cría en la comunidad andaluza, el número de nacimientos de esta campaña se igual al de los ejercicios 2010-2011 y 2015-2016, siendo un número "bastante alto".

Sí hay que lamentar la muerte de BG1002 --llamado cariñosamente 'Gañote' por los trabajadores, pues todas las crías de este año han sido denominadas con nombres de platos tradicionales andaluces--, último pollo nacido, con problemas desde el principio y que perdió la vida a manos de 'Joseph', el macho que lo adoptó, sin que las causas se sepan con exactitud.

El centro ha registrado 14 puestas de parejas de quebrantahuesos, si bien cinco de estos huevos no llegaron a embrionar: estas instalaciones de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio cuentan en la actualidad con un total de siete parejas reproductoras de esta rapaz.

El primer nacimiento fue el del pollo BG976 el 26 de enero y el último (BG1002) el 17 de marzo. Además, tres de las nueve eclosiones han necesitado de la intervención humana, dos a causa del excesivo tamaño de los pollos y la otra al reducido tamaño, lo que les impidió cortar la cáscara por sus propios medios. Los pesos de nacimiento han oscilado entre los 111,2 gramos de BG1002 y los 158,3 gramos de BG976: todos los pollos han sido ya adoptados.

Respecto a las puestas, el primer huevo de la temporada lo puso el 1 de diciembre de 2017 'Nava', hembra emparejada con 'Lázaro', mientras que el último lo puso 'Keno' el pasado 25 de enero de 2018.

En concreto, la pareja formada por 'Lázaro' y 'Nava' realizó la puesta el 1 de diciembre; 'Joseph' y 'Keno' los días 4 de diciembre y 25 de enero; 'Cabús' y 'Corba', el 17, 21 y 28 de diciembre; 'Tranco' y 'Sabina', el 17 y 24 de diciembre; 'Borosa' y 'Toba', el 19 y 25 de diciembre; 'Elías' y 'Viola', el 1 y el 7 de enero; y 'Andalucía' y 'Salvia', el 2 y 12 de enero.

Además de los ejemplares nacidos en el centro de cría, otros tres pollos procedentes de diferentes centros han sido adoptados por parejas del centro andaluz debido a que en sus lugares de origen no disponían de parejas adoptivas.

En concreto, han sido BG987 --del Centro de Recuperación de Fauna de Torreferrusa (Barcelona)--, adoptado por la pareja 'Tranco' y 'Sabina', y BG1001 y BG1003 --ambos del CRF de Vallcalent (Lérida)--, adoptados por 'Elías' y 'Viola' y por 'Andalucía' y 'Salvia', respectivamente.

El elevado número de pollos del centro de Cazorla (8) y la llegada de pollos de otras instalaciones (3) ha provocado que se hayan tenido que realizar cuatro adopciones dobles para poder realizar la cría de los mismos por parejas de quebrantahuesos adultos.

PLAN DE REINTRODUCCIÓN

El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o 'hacking'.

Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se persigue lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

En el marco de este programa, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio inauguró en 1996 el Centro de Cría del Quebrantahuesos, actualmente gestionado por la Fundación Gypaetus, con el fin de establecer una población viable y autónoma a largo plazo de la especie.

Desde su puesta en marcha, han nacido en estas instalaciones un total de 86 pollos, de los cuales han sobrevivido 76: el primero, el 27 de febrero de 2002, y el último, el 17 de marzo de 2018.