Retirada manual de gran parte de madera quemada en zonas de Las Peñuelas

Reunión del grupo para restaurar la zona del incendio de Las Peñuelas
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 05/03/2018 18:34:18 CET

La regeneración vegetal se hará teniendo en cuenta las características de cada lugar y atendiendo a los efectos del cambio climático

ALMONTE (HUELVA), 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El grupo científico-técnico encargado de la restauración del incendio de Las Peñuelas, que afectó el pasado verano al entorno de Doñana, ha aprobado este lunes las directrices que han de seguir los trabajos en la zona. El documento define cómo se ha de trabajar en la biodiversidad, en la fauna y la flora silvestre; cómo han de ser las unidades ambientales; y explica los objetivos de restauración según las características ecológicas de las distintas unidades en que se ha dividido el territorio afectado: junto a ello, aborda cómo ha de tenerse en cuenta la restauración atendiendo a los fenómenos del cambio global.

Entre otras recomendaciones, las directrices indican que una parte considerable de la retirada de la madera quemada tendrá que hacerse mediante trabajos manuales, sin maquinaria, y realizando una previsión del impacto para que los trabajos se adapten al ciclo biológico de las especies. El documento, asimismo, prevé que la zona afectada necesitará, al menos en algunos lugares, de una regeneración artificial.

En este sentido, el grupo científico-técnico advierte de que se tenga mucha prudencia al respecto, que se observe cómo se regenera naturalmente la zona y que las comunidades vegetales se propongan en función de las características de cada lugar.

En este sentido, se aboga por que no se incurra en los errores que se cometieron en el pasado y donde tenga que haber pinar haya un pinar en el que prime la riqueza biológica; donde tenga que haber matorral, haya matorral; y allí donde tenga que haber alcornoques, que eso sea lo que haya, todo ello, con el objetivo de favorecer la biodiversidad natural y propia de cada zona.

El documento provisional también aporta directrices para que la restauración se realice pensando en el cambio global. En este sentido, recomienda ser "especialmente vigilantes" con las especies invasoras, así como con que se diseñe un bosque adaptado a futuros escenarios más áridos.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha indicado que se trata de un documento "fruto del esfuerzo, la dedicación y el compromiso de mucha gente", de un trabajo colectivo de profesionales tanto de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio como del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de las universidades de Huelva, Sevilla y Granada.

Fiscal ha destacado que gracias a ellos, y a la implicación de la sociedad civil que de manera voluntaria se está volcando con la restauración del entorno de Doñana tras el incendio de Las Peñuelas, "se harán las cosas de manera que el hombre se adapte a la naturaleza y no al contrario, como se ha hecho en muchos casos".

Ha recalcado que "queda por delante un trabajo intenso y duro, pero los resultados merecerán la pena para que las generaciones futuras puedan convivir con un espacio natural privilegiado y único como Doñana".