Unos 600 vecinos de la capital reclaman "seguridad y responsabilidades" tras el tiroteo de un padre y su hijo

 

Unos 600 vecinos de la capital reclaman "seguridad y responsabilidades" tras el tiroteo de un padre y su hijo

Actualizado 03/03/2012 20:10:32 CET

GRANADA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 600 vecinos de Granada, según los organizadores, se han manifestado este sábado por las calles de la capital granadina para reclamar "justicia y seguridad" así como para exigir "responsabilidades" a raíz del tiroteo que se produjo el pasado martes por la tarde en la Plaza Rey Badis de dicha ciudad, que se saldó con la muerte de un padre y su hijo.

Según han explicado fuentes vecinales a Europa Press, la marcha se ha iniciado a las 16,00 horas de este sábado en el domicilio de las víctimas de este suceso y ha concluido aproximadamente dos horas después frente a la sede de la Subdelegación del Gobierno en Granada.

Con dicha marcha han perseguido un "doble objetivo". Así, por un lado, han querido reclamar "más seguridad" para el barrio en el que se produjo el referido tiroteo, en el que, con posterioridad a dicho suceso, se desplegó un dispositivo policial para evitar conflictos violentos y alteraciones de la escena del crimen.

Junto a ese propósito, los manifestantes han exigido "responsabilidades" por lo sucedido, toda vez que aunque entienden que "el autor material" del supuesto crimen fue la persona que presuntamente lo cometió, y que ya ha sido detenida, consideran que el suceso podría haberse evitado, ya que éste contaba con antecedentes por delitos anteriores, "y, por ello, no debería haber estado en libertad".

"Hay que determinar quién es el responsable de que el culpable estuviera en la calle, cuando tendría que haber estado encerrado", han aseverado en ese sentido las fuentes consultadas, quienes han querido destacar también la "normalidad" con la que se ha desarrollado la movilización de este sábado.

Como se recordará, el tiroteo que ha dado pie a esta manifestación, que se saldó con la muerte de un padre y su hijo, de 65 y 37 años de edad, respectivamente, se produjo en la tarde del pasado día 28 de febrero en la Plaza Rey Badis de la capital granadina, y tras él fue detenido un hombre de 32 años llamado Israel, que tenía antecedentes por amenazas y para quien este viernes el Juzgado de Instrucción número 8 de Granada ha decretado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza por dos supuestos delitos de homicidio y uno de tenencia ilícita de armas.

Según las primeras indagaciones, el primer disparo fue dirigido al hombre de 37 años cuando éste, tras discutir supuestamente con el ahora detenido, bajaba las escaleras del edificio para salir a la calle. El padre salió al escuchar los gritos y recibió el otro impacto de bala que ocasionó su fallecimiento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies