El 66% de las 150 víctimas mortales por violencia de género registradas entre 2005 y 2015 convivía con su agresor

Estudios sobre víctimas mortales por violencia de género en Andalucía
EUROPA PRESS
Publicado 21/09/2017 14:47:33CET

El 38 por ciento de estos casos se produjo en pueblos de menos de 20.000 habitantes

SEVILLA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 66 por ciento de las 150 víctimas mortales por violencia de género registradas en la comunidad autónoma andaluza en el periodo comprendido entre los años 2005 y 2015 convivía con su agresor, según un estudio presentado este jueves en Sevilla por la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar.

Este estudio sobre los casos de víctimas mortales por violencia de género en Andalucía entre 2005 y 2015 ha sido realizado por Aurora Genovés, jurista especializada en este ámbito, que ha contado con la colaboración de Sonia Sánchez y Gloria Serrano, corriendo la coordinación a cargo de la Dirección General de Violencia de Género de la Junta.

De este modo, del total de casos analizados, 81 lo han sido a través de las sentencias judiciales dictadas por las audiencias provinciales, mientras que hasta 27 casos han sido analizados por otras fuentes como por ejemplo la prensa al encontrarse a día de hoy en trámite y en otros 42 casos no hay sentencia porque el presunto autor se suicidó.

Genovés ha expuesto distintos datos del estudio, como por ejemplo que hasta el 38 por ciento de los crímenes se produjeron en municipios de menos de 20.000 habitantes, que 25 de las 150 víctimas eran extranjeras, o que la edad media de las víctimas se sitúa entre los 40 y los 50 años, destacando también que el 78 por ciento de los asesinatos se perpetraron en el domicilio común y que el 49 por ciento de los mismos ocurrieron en el dormitorio de la vivienda.

Además, 87 de las víctimas tenían hijos (con el agresor o con otra pareja), en el 40 por ciento de los casos estaban casadas con el agresor y un 32 por ciento eran pareja.

Asimismo, la autora del estudio ha explicado que, en 51 de los casos, se ha constatado la existencia de violencia previa, aunque sólo 25 mujeres habían denunciado estos hechos, lo que dio lugar a que se estableciera una orden de protección o alejamiento en 15 de los casos, mientras que en diez ocasiones no existía ninguna medida de protección para la víctima.

En el caso de las otras 99 víctimas mortales por violencia de género, "no consta" violencia anterior, lo que no quiere decir que hubiera existido, ha precisado Genovés, que ha querido dejar claro que, en los meses de verano, no se producen más víctimas mortales que durante el resto del año, sino que se trata de una lacra "constante" en el tiempo.

Asimismo, en el 79 por ciento de los casos la condena fue por un delito de asesinato, ya que se ha apreciado la alevosía sorpresiva, y en un 15 por ciento por homicidio, existiendo un posible patrón de conducta en todos los casos, como la existencia de violencia previa como amenazas de muerte, denunciadas o no, tras lo que un hecho actúa como detonante.

USO DE ARMA BLANCA

No obstante, y según la autora del estudio, a continuación el agresor "deja pasar un tiempo", por lo que la víctima "baja la guardia" y, un tiempo más tarde, "sin previo aviso y sin que exista un hecho nuevo o una discusión previa, ataca mortalmente a la mujer, por sorpresa, con la finalidad de que no pueda defenderse ni evitar el ataque".

Así, en el 91 por ciento de los casos concurre la alevosía y hasta el 51 por ciento de los agresores utilizaron un arma blanca para cometer el crimen, siendo la condena media de los casos analizados de 16 años y 7 meses de cárcel.

Según recoge el estudio, el agresor "no se esconde, no huye y confiesa el crimen", de forma que se presenta ante la Policía o permanece en el lugar de los hechos, lo que lleva a que se aplique la atenuante de confesión.

De las 150 víctimas mortales registradas entre 2005 y 2015, destacan las 37 de Málaga, seguidas de 25 en Sevilla y Almería, 21 en Granada, 15 en Córdoba, 12 en Cádiz, 11 en Jaén, y, por último, 4 en Huelva.

LA IMPORTANCIA DE DENUNCIAR

Rosa Aguilar, de su lado, ha destacado que se trata de un estudio "pionero" que la Junta va a tener "muy en cuenta" porque "está comprometida contra la violencia de género, en esta lucha difícil pero en la que no vamos a cesar hasta que se erradique en nuestra sociedad".

Al hilo, la consejera del ramo ha hecho hincapié en la importancia de que la víctima y también su entorno denuncien. "Las amenazas de muerte son la antesala de la muerte, hay que tenerlo muy en cuenta, no podemos callar, tenemos que denunciar", ha puesto de manifiesto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies