Acusado y víctima de intento de estrangulamiento dicen que el otro quería suicidarse

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Acusado y víctima de intento de estrangulamiento dicen que el otro quería suicidarse

Publicado 04/10/2016 15:12:19CET

GRANADA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de intentar asesinar a su esposa estrangulándola con una cuerda, tras quebrantar la orden de alejamiento que le había sido impuesta por malos tratos, ha negado este martes los hechos alegando que la halló "colgada" de la soga en un balcón del asadero de pollos que compartían en la localidad granadina de Churriana de la Vega después de una discusión en la que le dijo que se iba "a quitar la vida", una amenaza que, según el testimonio de la mujer, también utilizó él en dicho desencuentro.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial juzga desde este martes estos hechos por los que la Fiscalía le pide un total de 13 años de prisión por un presunto delito de asesinato en grado de tentativa, y otro de quebrantamiento de condena.

Según la versión del acusado, el 23 de mayo de 2014 por la tarde, a la salida del asadero, al que había vuelto para "revisar" que había cerrado el butano y tras trabajar "como un día normal y corriente" pues tenían "un acuerdo" para ello pese a la orden de alejamiento, se encontró a su aún esposa que accedió por la puerta de la casa colindante de su madre.

Estaba "muy alterada" porque le había "pedido el divorcio" y se había enterado de su intención de montar otro negocio para lo que quería vender la maquinaria del que compartían, pues "la situación económica era muy mala", ha indicado ante el tribunal el acusado, que ha respondido a las preguntas del Ministerio Público y de su defensa, rehusando hacerlo a las de la acusación particular que defiende los intereses de la mujer y que eleva su petición de pena a 15 años de prisión.

En el transcurso de la discusión y siempre según su versión, le dijo "me voy a quitar la vida", pero no le dio "importancia" y se dispuso a irse cuando la vio desde el portón de acceso "colgada" de una cuerda por la que quedaba "suspendida" de un balcón del patio interior del local.

Todo "ocurrió muy rápido" y "mi única preocupación era descolgarla", "soltar la cuerda e intentar reanimar a mi mujer", ha indicado el acusado, que ha asegurado que la levantó por la espalda pero "no le podía quitar" la soga, por lo que recurrió a un hocino para cortar por arriba dicha cuerda que ha sido mostrada junto con otras dos en el transcurso de la primera sesión de este juicio.

Su supuesta víctima ha declarado ante el tribunal como testigo tras una mampara, asegurando que ella colocó la cuerda y le hizo un nudo corredizo porque era él quien había señalado que se quería suicidar.

"Aquí tienes la cuerda, ahórcate si quieres", ha reseñado la mujer quien ha detallado ante el tribunal cómo se subió a la caseta de un perro para colocar la soga tras lo cual sintió "mucho sueño" sin recordar lo que pasó después hasta que recuperó la conciencia en el hospital.

Él estaba tras de ella y había otras dos cuerdas en el patio aparte de las que ella utilizó, según ha afirmado incidiendo, acerca de la autoría de los hechos principales que se juzgan, en que "si yo no he sido ha sido él" pues estaban solos en el patio del local en ese momento, llegando su madre posteriormente.

Según el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, al acusado, de iniciales V.M.G.B., le había sido prohibido en febrero de 2014 acercarse a su esposa a menos de 300 metros y comunicarse con ella por cualquier medio durante diez meses.

Sin embargo, "haciendo caso omiso de dicha prohibición", efectuó varias llamadas a la víctima para, en el mes de mayo de ese mismo año, presentarse en el que había sido domicilio común de la pareja en Churriana de la Vega, en el Área Metropolitana de Granada, "con distintas excusas y a pesar de la negativa" de la mujer.

Así, acudió junto a su esposa, de la que actualmente se encuentra divorciado, el 23 de mayo de 2014 al negocio regentado por la pareja iniciando una discusión por la venta de la maquinaria del mismo en la que le dijo "que lo mejor era quitarse la vida y estar muerto".

En ese momento, la mujer "aprovechó para bajar y cerrar la puerta del negocio porque se tenía que marchar", si bien el acusado, "con ánimo de acabar" con la vida de ella, "cogió una cuerda que se encontraba junto a la caseta del perro y, aprovechando que la misma se encontraba de espaldas, le pasó la cuerda por el cuello e inició una maniobra de estrangulamiento hasta que esta última quedó inconsciente en el suelo".

El acusado permaneció en el lugar "sin solicitar ayuda ni asistencia" hasta que fue "sorprendido" por la madre de la víctima y otra hija que han sido llamadas a declarar como testigos también este martes.

Según el Ministerio Fiscal, "habían acudido extrañadas" al no contestar la víctima a sus llamadas y mensajes pues el móvil "lo portaba el acusado en su bolsillo y lo tenía apagado". Al comprobar que la mujer se encontraba "tirada en el suelo inconsciente y con lesiones en el cuello", llamaron "inmediatamente" a Guardia Civil y servicios sanitarios.

Como resultado de esta supuesta tentativa de asesinato agravada por la circunstancia de parentesco, la víctima sufrió lesiones físicas como son un trombo en carótida izquierda que persiste, disfunción en las cuerdas vocales y disfagia con problemas en la ingesta de sólidos, y también psiquiátricas por trastornos neuróticos, junto con un perjuicio estético moderado-medio.

Según detalla en su escrito la Sección contra la Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía Provincial de Granada, dichas lesiones precisaron de más de una asistencia hospitalaria, ingreso en la UCI y tratamiento quirúrgico médico con tiempo de curación estimado en 255 días y hospitalización durante 80 días.

La Fiscalía pide, junto a la petición de cárcel de doce años por el supuesto delito de asesinato en grado de tentativa, una inhabilitación absoluta durante ese periodo y prohibición de aproximarse a su domicilio o centro de trabajo a menos de 500 metros en trece años, y de comunicarse durante el mismo periodo.

También solicita la condena a costas y la privación de la patria potestad de los hijos menores por una década.

Está previsto que el juicio se reanude este miércoles con la presentación de los informes de los peritos a petición de las partes.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies