Adecco resalta que el 46% de las andaluzas en edad laboral se encuentra en riesgo de exclusión o pobreza

Publicado 01/03/2018 14:29:03CET

SEVILLA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 46 por ciento de las mujeres andaluzas en edad laboral se encuentra en riesgo de exclusión o probeza, según un análisis de la Fundación Adecco.

El próximo 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y, en este marco, la Fundación Adecco, en colaboración con siete empresas (Grupo Red Eléctrica, Gas Natural Fenosa, Endesa, Enagás, Makro, Yelmo Cines y thyssenkrupp), ha realizado un análisis de la situación profesional de las mujeres a las que ayuda a encontrar empleo.

En un comunicado, la Fundación ha explicado que todas ellas se enfrentan a un mayor riesgo de exclusión social, por diferentes circunstancias como discapacidad, edad avanzada, responsabilidades familiares no compartidas o una situación de violencia de género.

Según el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, "históricamente, las mujeres han tenido que enfrentar mayores obstáculos para acceder al mercado laboral, debido a tics culturales relacionados con la maternidad, el liderazgo y otros prejuicios y estereotipos".

"El hecho de tener una discapacidad o más de 45 años se convierte en una dificultad añadida, incrementando el riesgo de exclusión de las mujeres desempleadas", ha precisado Mesonero, al tiempo que ha apuntado que, precisamente, "el empleo se convierte en el factor fundamental de inclusión, en la única herramienta capaz de dotar de la autonomía y realización suficientes como para que estas mujeres normalicen su situación y tengan una vida plena".

Según el informe Arope, elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), un 27,9 por ciento de las mujeres en España se encuentra en situación de riesgo de exclusión o pobreza. Asimismo, Adecco ha indicado que este porcentaje se eleva cuando las mujeres tienen edad laboral, hasta un 30,9 por ciento.

En este sentido, Adecco ha manifestado que para extrapolar estos datos a Andalucía, se ha partido de su tasa de exclusión o pobreza general (41,7%). En el caso nacional, el porcentaje general coincide con el femenino. Así pues, según ha precisado la Fundación, tomando como punto de partida que este 41,7 por ciento sería la tasa de exclusión o pobreza de las mujeres andaluzas, han concluido que la cifra se eleva hasta el 46 por ciento en el caso de las que tienen edad laboral, "si elevamos este porcentaje en la misma proporción que crece el nacional (del 27,9% al 30,9%, es decir, un 11%)".

El director general de la Fundación Adecco ha matizado que "aunque el desempleo sólo se menciona en el último de los tres indicadores, es el desencadenante de todas las situaciones de pobreza y exclusión social" y ha señalado que "no parece aventurado señalar que, en este 46 por ciento de mujeres en riesgo de pobreza o exclusión social, en edad laboral, predominan las desempleadas, aquellas que trabajan en situación irregular (sin contrato) o inactivas, con habilidades para el empleo, pero que no trabajan por cuestiones culturales (discapacidad) o responsabilidades familiares".

LA MUJER MAYOR DE 45 AÑOS

La mujer mayor de 45 años ha ganado "un importante protagonismo en el mercado laboral durante la última década en Andalucía", ha indicado Adecco. Así, si en 2007 se contabilizaban 128.900 desempleadas de este grupo de edad, 2017 se cerró con 348.400, lo que supone un incremento del 170 por ciento. Esta cifra es muy superior al desempleo de las mujeres de todas las edades en Andalucía, que se ha incrementado un 85 por ciento en los últimos diez años.

Asimismo, el porcentaje de mujeres mayores de 45 años tiene cada vez más peso sobre el total, representando en la actualidad el 35,6 por ciento de las desempleadas, frente al 22 por ciento de 2007.

Según Francisco Mesonero "en un país en máximos históricos de envejecimiento, es vital desterrar prejuicios y estereotipos que alejan a la mujer mayor del mercado laboral, ofreciendo las herramientas y flexibilidad necesarias para un mercado más competente e inclusivo".

"Además, resulta imprescindible reorientar las políticas activas de empleo a la realidad actual, para que vayan alineadas a un objetivo claro de mejora de la empleabilidad y se centren en la formación, en aras de que no se pierda el talento de una masa tan significativa de desempleadas", ha indicado.

Igualmente, Adecco ha señalado que la discapacidad se convierte en "una dificultad añadida" para las mujeres que buscan empleo, ya que a los prejuicios derivados del sexo (maternidad, posibles incapacidades temporales a ésta asociadas o liderazgo), "hay que añadir la discriminación que a menudo experimentan las personas con discapacidad".

"Los prejuicios hacia la discapacidad, especialmente cuando es de tipo intelectual, son responsables de la invisibilidad de las víctimas: se cuestiona su credibilidad y numerosos casos de violencia se mantienen en la sombra", ha recalcado Mesonero.

Además, la participación de las mujeres con discapacidad en el empleo (36%) es cuatro puntos porcentuales inferior a la de los hombres (40%). En otras palabras, Adecco ha señalado que el 64 por ciento de las mujeres con discapacidad en edad laboral "no tiene empleo ni lo busca".

"La escasa participación de las personas con discapacidad en el mercado laboral tiene mucho que ver con el arraigo cultural, que pesa especialmente en el caso de las mujeres", ha destacado Mesonero.

Por otra parte, ha apuntado que la tasa de paro femenina en las personas con discapacidad se sitúa en un 33 por ciento, ocho puntos porcentuales por encima de la del resto de las mujeres en el momento de realizar el análisis y superando ligeramente a la de los hombres con discapacidad (33%).

Además, Mesonero ha comentado que "esta cifra de desempleo no es representativa de la totalidad de mujeres porque aquéllas que tienen discapacidad intelectual tienen una presencia exigua en el empleo y particularmente en la empresa ordinaria, se estima que su tasa de paro puede llegar al 90 por ciento".

Sin embargo, la Fundación ha defendido que "donde las desigualdades se vuelven más patentes es en el ámbito de la contratación". Según los últimos datos del SEPE, recogidos por Adecco, sólo el 37 por ciento de los contratos firmados por personas con discapacidad en Andalucía, en 2016, fueron para mujeres, mientras que los hombres rubricaron un 63 pro ciento.

El desempleo también tiende a cronificarse en el caso de las mujeres al frente de una familia monoparental, según Adecco que ha apostillado que, un 53 por ciento supera los dos años de búsqueda de empleo, mientras que un 16 por ciento lleva entre uno y dos años desempleada. En total, casi siete de cada diez (69%) es desempleada de larga duración, cifra 15 puntos porcentuales superior a la del resto de las mujeres (55%), según el VI Informe MonoMarentalidad y Empleo.

MUJERES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

"Si a menudo, las mujeres víctimas de la violencia de género encuentran obstáculos para reconocer su situación, pedir ayuda y, en última instancia, denunciar, cuando además se encuentran desempleadas, las dificultades se tornan mayúsculas"; ha lamentado la Fundación.

Asimismo, ha indicado que la dependencia económica del agresor, unida a una merma de autoestima, les conduce directamente al temor de verse solas y sin recursos. En consecuencia, "no reconocen su situación y la violencia de género se perpetúa en el tiempo".

El informe 'Un Empleo Contra la Violencia', elaborado por la Fundación Adecco, ha profundizado en los motivos que frenan a una mujer víctima a denunciar, obteniéndose como resultado que siete de cada diez destaca el desempleo o la situación de precariedad como razones de peso.