Analizan con casi 300 estudiantes de Granada los beneficios de la formación en reanimación cardiopulmonar

Nota De Prensa Y Foto Sobre Un Curso De Reanimación Cardiopulmonar En Alcaudete.
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 16/03/2018 13:38:18CET

GRANADA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El instituto de Educación Secundaria Miguel de Cervantes de Granada ha acogido a lo largo de esta semana la celebración de un programa piloto de formación masiva en soporte vital básico para sus 282 estudiantes, con la idea de que, a medio plazo, el aprendizaje de la reanimación cardiopulmonar pueda formar parte de los contenidos curriculares.

Se trata de un proyecto pionero avalado tanto por la Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias como por el Departamento de Medicina de la Universidad de Granada y que tiene como objetivo "valorar la efectividad de introducir la formación en soporte vital como materia reglada para todos los alumnos de Educación Secundaria, de forma que a medio plazo el aprendizaje de la reanimación cardiopulmonar forme parte de los contenidos curriculares" de esta etapa educativa en todo el país.

Para el desarrollo de esta iniciativa también se ha contado con la colaboración del Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la UGR, gracias al cual se ha podido obtener el soporte metodológico para el desarrollo del proyecto.

Según ha informado la Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (Samiuc) en una nota de prensa, se estima que cerca de 6.600 personas fallecen al año en Andalucía por parada cardiorrespiratoria. El empleo adecuado de técnicas de reanimación cardiopulmonar precoz y el empleo de un desfibrilador externo automatizado, en los seis minutos siguientes, puede aumentar en un 80 por ciento las posibilidades de supervivencia. En el caso de Granada, esto se traduciría en 560 vidas que podrían salvarse al año

Con el fin de certificar la efectividad de esta acción, se han puesto en marcha un estudio científico que entra a formar parte de dos trabajos de fin de grado para alumnos de sexto de Medicina de la Universidad de Granada y una tesis doctoral, trabajos de investigación con los que se pretende demostrar el impacto que la formación en soporte vital de los alumnos de educación secundaria puede tener para la supervivencia de los pacientes en parada cardiorrespiratoria.

Se trata de analizar "la utilidad de la integración de dicha formación en los programas curriculares de los alumnos de Educación Secundaria como ya ocurre en otros países de nuestro entorno continental, como es el caso de Noruega, donde esta actividad ha ayudado a reducir de la mortalidad de los pacientes en situación de parada cardiorrespiratoria", han informado estos expertos.

Durante el pasado año la totalidad del claustro del Miguel de Cervantes de Granada ya recibió formación reglada en soporte vital, consiguiendo la solicitud de área cardioasegurada ya que además de la formación en soporte vital básico y desfibrilación externa automatizada, el centro ha adquirido un dispositivo de desfibrilación externa semiautomática. Actualmente se está a la espera de recibir la concesión por parte de la Junta de Andalucía de la designación de espacio o área cardioasegurada.

Desde Samiuc, se insiste en la necesidad de la difusión de los conocimientos y habilidades en soporte vital a la población general, ya que, "al tratarse de un problema de salud pública, es imprescindible la implicación de todos los agentes sociales para mitigar el drama que supone esta enfermedad".

Actualmente, cuando la parada cardiorrespiratoria sucede fuera del hospital sólo una de cada cinco víctimas recibe reanimación cardiopulmonar, una intervención que, realizada a tiempo y sin esperar a los profesionales especializados, puede lograr que la persona sobreviva --por cada minuto que el paciente está en parada cardiorrespiratoria sin maniobras de resucitación, las posibilidades de supervivencia se reducen un diez por ciento-- y, además lo haga sin secuelas, ya que, practicada a tiempo, "reduce considerablemente las secuelas neurológicas". Sólo en el pasado año desde la Samiuc se formó a cerca de un millar de personas en técnicas de reanimación cardiopulmonar.