Andalucía crecerá un 2,6% en 2017, según BBVA, que estima un aumento del empleo del 3,3%

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Andalucía crecerá un 2,6% en 2017, según BBVA, que estima un aumento del empleo del 3,3%

Publicado 16/11/2016 17:23:14CET

SEVILLA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Andalucía crecerá un 2,6 por ciento en 2017, según las previsiones efectuadas por el Observatorio Regional de BBVA Research, que estiman que el empleo en la comunidad andaluza crecerá un 3,3 por ciento en 2017.

Según este informe, consultado por Europa Press, BBVA estima que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá en 2016 un 3,1 por ciento, mientras que apunta el crecimiento del PIB fue del uno por ciento y en 2015 del 3,2 por ciento.

En cuanto al empleo, el crecimiento del empleo estimado para 2017 es del 3,3 por ciento, mientras que para 2016 las previsiones de crecimiento son del tres por ciento. BBVA apunta que el empleo ha crecido un 2,4 por ciento en 2014 y un cinco por ciento en 2015.

Tanto en el caso del crecimiento del PIB como del crecimiento del empleo, las previsiones andaluzas son superiores a las estimaciones para el conjunto de España, donde se espera que el PIB crecerá un 2,5 por ciento y el empelo también crecerá otro 2,5 por ciento en 2017.

Para 2016, el crecimiento del 3,1 por ciento estimado en Andalucía es inferior al 3,3 por ciento estimado para España, mientras que el incremento del tres por ciento del empleo en la comunidad andaluza es superior al 2,8 por ciento estimado para todo el país.

DATOS NACIONALES

El informe indica tras el dinamismo observado en el primer semestre de 2016, la moderación prevista en el segundo "está siendo algo más suave de lo esperado", de manera que los datos "llevan a una mejora del crecimiento de dos décimas para España en 2016, hasta el 3,3 por ciento, y la inercia en el comportamiento induce también a una revisión de la misma cuantía en 2017, elevando la previsión hasta el 2,5 por ciento".

En 2016 las mejoras más relevantes se producen en la Comunidad Valenciana, Navarra y Cantabria, con una revisión de cuatro décimas, mientras que en Canarias y La Rioja se espera que sea de tres décimas. La clave en estas revisiones son las sorpresas en el comportamiento favorable del empleo en los últimos datos conocidos. Por tanto, el escenario regional "sigue contemplando que en 2016 el crecimiento sea más heterogéneo y escorado hacia el este y las islas".

Con todo, los condicionantes planteados para el escenario no cambian sustancialmente frente a hace tres meses. Por tanto, se espera que en 2017 la desaceleración prevista "sea mayor precisamente en las regiones actualmente más dinámicas, reduciéndose, por tanto, la heterogeneidad".

Así, aunque el crecimiento será menor que en 2016 en todas las comunidades también se revisan al alza las previsiones de comportamiento para todas ellas. En 2017, las mayores revisiones al alza se plantean en Asturias, Canarias, Cataluña y País Vasco que registrarán crecimientos del 2,2 por ciento, 2,6 por ciento, 2,5 por ciento y 2,4 por ciento, respectivamente.

En todo caso, Canarias y Cataluña formarán parte del grupo que experimentará una desaceleración superior a la media (con nueve décimas y un punto de menor crecimiento, respectivamente), mientras que en Asturias la desaceleración será de seis décimas y en el País Vasco de tres décimas, por debajo de la media española (ocho décimas), como sucederá con el resto de las comunidades del oeste peninsular.

Los indicadores del tercer trimestre muestran una leve desaceleración del consumo privado en el agregado nacional, producida por el menor crecimiento en las comunidades donde venía siendo más dinámico, las del este peninsular y las islas. Por el contrario las comunidades que arrastraban un mayor rezago en este componente de la demanda continuaron mejorando.

Además, pese a la moderación del crecimiento del consumo y la inversión públicos, la política fiscal, está siendo más expansiva de lo esperado anteriormente. En particular, el consumo público autonómico muestra un crecimiento inferior al del PIB nominal, dando lugar a que la ratio entre estas variables muestre una corrección interanual de sólo una décima en el acumulado hasta agosto --dos en Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía--.

Además, la inversión pública autonómica se contrae en todas las comunidades, mientras que la licitación de obra pública del conjunto de agentes anticipa nuevas disminuciones, excepto en La Rioja y Aragón. Sin embargo, la inesperada reducción de los ingresos por concepto del Impuesto de Sociedades ha traído un aumento en la renta disponible de las empresas y en su ahorro.

La situación es algo más favorable en el ámbito de la inversión privada, ya que continúan observándose registros positivos.

Desde el punto de vista de la demanda externa, la información conocida muestra que las ventas de bienes españoles prácticamente se estancaron. En todo caso, a esta cifra se llega a través de un perfil regional relativamente diferenciado.

Finalmente, el turismo mantiene una evolución favorable en lo referente a la afluencia de visitantes en términos interanuales. Así, se espera un récord de pernoctaciones hoteleras de no residentes en todas las comunidades excepto Baleares. Además, en Cataluña, Extremadura, Navarra y País Vasco ello puede venir complementado con cifras máximas en las pernoctaciones de residentes en España.

El comportamiento favorable de la demanda se ha trasladado a la actividad y al empleo, a través del comportamiento de la afiliación que, tras una leve desaceleración en el tercer trimestre, vuelve a recuperar el tono en el mes de octubre. Es destacable que, mientras que en 2015 la hostelería y el turismo en general actuaban como motores principales del empleo, a lo largo de 2016 la contribución del sector hotelero a la mejora de la afiliación "se ha mantenido estable (en torno a una o dos décimas) al tiempo que se ha incrementado de forma progresiva la del resto de servicios privados, consecuentemente con la mejora generalizada de la demanda interna".

"Éste es el caso de Andalucía, que tras comportarse de un modo menos dinámico en el primer semestre, muestra una aceleración en el segundo, pero también de Cataluña, la Comunidad Valenciana o Baleares y Canarias", ha apuntado.

El informe apunta que factores internos y externos conducirán a una moderación de la demanda doméstica y de las exportaciones.

Se espera que el turismo "continúe mostrando una desaceleración progresiva a lo largo del próximo año" y nuevamente, Baleares, Canarias, Cataluña y Andalucía podrían ser las comunidades más afectadas, dada la relevancia del sector en sus economías.

Se espera que las comunidades que han visto un mayor auge del gasto de los hogares en 2016 sean las que experimenten una mayor desaceleración en esta variable.

Además, los destinos turísticos nacionales (Cataluña, Andalucía, la Comunidad Valenciana, Madrid y Murcia) podrían verse afectadas por una menor aceleración del gasto de los residentes en España, inherente al menor dinamismo del consumo.

En definitiva, el escenario experimenta "cambios marginales respecto a lo presentado en el Observatorio Regional anterior, con un comportamiento en la parte final de año de 2016 y en 2017 algo más favorable de lo anticipado en la actividad y el empleo (regiones insulares y del sur y este peninsular), pero no exento de riesgos".

Como consecuencia, "se mantiene la desaceleración, que será más acusada en las comunidades con una posición fiscal más desfavorable y más expuestas al turismo y al Reino Unido, lo cual conducirá a una menor heterogeneidad en el crecimiento regional en 2017".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies