Salud dice que en el caso del presunto aborto ilegal es el juzgado quien tienen que dirimir el caso

Actualizado 22/01/2007 19:04:21 CET

ALGECIRAS (CADIZ), 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El área sanitaria del Campo de Gibraltar sostuvo que serán los tribunales, en referencia al Juzgado número 4 de Algeciras (Cádiz), los que tendrán que pronunciarse acerca del presunto aborto ilegal cometido contra María Dolores O.R., a quien entre julio y agosto del pasado año se le practicó un aborto, pese a que el feto "no presentaba malformaciones y ya tenía 24 semanas" --el plazo legal para llevar a cabo un aborto no punible es de 22 semanas en el caso de que el feto presente una malformación--, según publica hoy La Gaceta de los Negocios.

Fuentes sanitarias del Campo de Gibraltar consultadas por Europa Press señalaron que la denuncia presentada por María Dolores O.R., por la que cuatro ginecólogos del Hospital Punta Europa de Algeciras deberán de declarar el próximo 8 de febrero, se determinará en los tribunales, instancia "que es quien deberá de dirimir si existió o no mala praxis".

Con todo, quisieron dejar claro que la designación en febrero de 2005 del doctor Evaristo Domínguez como jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia de dicho hospital gaditano, uno de los especialistas que está llamado a declarar, se hizo "atendiendo a la mejor gestión de los recursos posible, al igual que se hace con todos los nombramientos".

De igual forma, puntualizaron que el nombramiento de Domínguez, en sustitución del que fuera jefe de dicho servicio Julián Mota, "no fue declarado ilegal por el juzgado de Primera Instancia de Algeciras", sino que en dicha sentencia "lo que si se recoge es que el nombramiento no partió de la instancia correcta, es decir, no partió de la Gerencia del SAS, realizándose desde la Gerencia del Area Sanitaria del Campo de Gibraltar".

Igualmente, destacaron la valía de Evaristo Domínguez, del que recordaron "es además presidente de la Sociedad Andaluza de Ginecología". A juicio de las mismas fuentes, la polémica por la designación de dicho especialista "viene del empecinamiento de ciertos ginecólogos, entre ellos Julián Mota, que no entendían que Domínguez fuese nombrado jefe de Servicio".

Según publica La Gaceta de los Negocios, entre julio y agosto del pasado año se le practicó a la denunciante el aborto, si bien, con anterioridad se le había realizado una amniocentesis, prueba que no se practica de rutina y que tiene sus contraindicaciones, ya que conlleva la muerte del 1 por ciento de los fetos.

Además, añade el rotativo, el aborto se llevó a cabo presuntamente sin esperar al cariotipo, el examen que identifica anomalías cromosómicas, fundamentalmente síndrome de Down. A ello se suma que fue provocado "fuera del plazo legal".

Junto a ello, sostiene que para provocar el fallecimiento y la expulsión del feto se le aplicó en la vagina 'cytotec', un medicamento no indicado puesto que entraña riesgos para la salud de la madre. Con posterioridad, el informe de anatomía patológica determinó finalmente que la niña "estaba en perfecto estado de salud, a pesar de que el informe que Evaristo Domínguez firmó a primeros de agosto justificaba su actuación en unos datos que no hubiera podido conocer hasta días después".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies