El cardenal Sarah abre las actividades del Foro Osio con una ponencia sobre la Catedral

El cardenal Robert Sarah durante su ponencia en la Catedral
EUROPA PRESS/DIOCESIS DE CORDOBA
Publicado 10/05/2017 20:22:36CET

CÓRDOBA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha sido el encargado de inaugurar este miércoles, en la Mezquita-Catedral de Córdoba, las actividades del recién creado Foro Osio del Cabildo Catedral ofreciendo una conferencia titulada 'La Catedral: un lugar santo de encuentro de Dios con los hombres'.

Según ha informado el Cabildo, el cardenal ha sido presentado por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, quien ha alabado la figura de Robert Sarah, mientras que el deán presidente del Cabildo Catedral, Manuel Pérez Moya, le ha dado la bienvenida.

En su intervención, el cardenal ha explicado el sentido profundo de la Catedral, que va más allá de su espectacularidad, su historicidad y su exotismo, señalando que es mucho más que un museo o biblioteca, dirigido al turismo y a las investigaciones histórico-artísticas, pues, ante todo, "es un lugar de fe", un lugar litúrgico donde se celebra el misterio de Cristo, y un lugar espiritual para el encuentro con Dios.

Al entrar en una Catedral, según ha explicado, el hombre contemporáneo puede trascender los agobios y dolores del tiempo presente y ser transportado a las realidades celestes, a la intimidad con Dios. Se trata, por lo tanto, según ha subrayado, "de un lugar santo, que al mismo tiempo es un lugar de saber, de estudio, de cultura y arte, de silencio y diálogo con Dios. Un lugar de perdón y salvación, de encuentro eclesial y de caridad, un lugar de celebración y misterio".

Por otra parte, el cardenal Sarah ha insistido en que la Catedral es la "iglesia primera o principal" del obispo en una diócesis, porque en ella se encuentra la sede o cátedra episcopal, desde la cual cada obispo guía y gobierna la comunidad diocesana, enseña la vida de fe y la doctrina de la Iglesia, y preside las celebraciones litúrgicas.

No obstante, desde sus orígenes, según ha recordado, la Catedral no solo fue el lugar de culto principal en la diócesis, sino también un lugar de cultura en medio de las ciudades, donde, además de celebrar la liturgia, se impartían estudios de teología, filosofía, gramática o latín, y fue el origen de las escuelas catedralicias, que dieron lugar a las universidades.

Precisamente, según ha aclarado, la imagen de la "cátedra" pasó posteriormente del ámbito eclesiástico al ámbito académico de las universidades y, por eso, se habla de "cátedra" universitaria de un determinado "catedrático" como lugar de enseñanza y autoridad sobre un grupo de alumnos.

CATEDRAL, EDIFICIO DE DIOS

Los documentos eclesiales, según ha señalado también el cardenal Sarah, "piden que la iglesia catedral, como el resto de las iglesias, esté debidamente dedicada a Dios, es decir, que sea un edificio destinado de manera fija y exclusiva a este fin religioso".

Por esta razón, la fecha de la dedicación de la Catedral es recordada anualmente en la liturgia con rango de "solemnidad" en la misma Catedral, y con rango de "fiesta" en toda la diócesis. En el ritual de dedicación de una iglesia se pide ungir con el santo crisma el altar y las paredes del templo. Con ello se significa que todo el edificio está dedicado al culto cristiano de manera exclusiva y para siempre.

El Robert Sarah ha recordado, finalmente, que precisamente por este valor espiritual, litúrgico y teológico de la Catedral, "los católicos de Córdoba se han preocupado a lo largo de muchos siglos de conservar este impresionante conjunto artístico que fue mezquita, construida a su vez sobre una antigua basílica cristiana".

Para el cardenal, "sin este interés de la Iglesia, muy posiblemente no podríamos contemplar hoy esta joya artística tan admirada. Su perfecta conservación se debe a la importancia que tuvo, tiene y tendrá este edificio para los fieles católicos de esta Iglesia particular".

FORO OSIO

El nombre del Foro Osio es un homenaje a Osio de Córdoba, una de las insignes figuras de la Iglesia Católica, que llevó el nombre de la ciudad de Córdoba por todo el mundo. Considerado la figura cristiana más eminente de su época, este cordobés de vida centenaria, que vivió entre el 256 y el 357, fue consejero y delegado imperial de Constantino e influyó en el Edicto de Milán (313), que dio carta de libertad al cristianismo.

En la actualidad, el obispo Osio de Córdoba se encuentra dentro de la Causa para su Canonización, demandada por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, mediante un decreto emitido en noviembre del año 2013.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies