Un condenado por robo y atentado a agente de la autoridad deberá indemnizar a un guardia civil

Publicado 15/03/2018 12:07:39CET

CÓRDOBA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número tres de Córdoba ha condenado a un vecino de Palma del Río (Córdoba) como autor de los delitos de robo con violencia e intimidación, robo con fuerza, conducción temeraria y atentado a agente de la autoridad, a penas que suman más de ocho años de prisión, así como a indemnizar con 7.740 euros a un agente de la Guardia Civil que resultó lesionado durante la detención del delincuente.

Según ha informado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que ha asesorado y representado al citado agente, los hechos tuvieron lugar el 17 de diciembre de 2016, cuando dos individuos se desplazaron con un vehículo robado desde Palma del Río a la también localidad cordobesa de Fuente Carreteros.

Valiéndose de pasamontañas y "lo que parecían sendas armas de fuego (pistolas) y un cuchillo", robaron con violencia e intimidación en el estanco de dicha localidad, apoderándose de un teléfono móvil, numerosos cartones de tabaco de distintas marcas y dinero en metálico, valorado todo ello en 6.770 euros.

A continuación emprendieron la huida y cuando llegaron a Palma del Río fueron interceptados por una patrulla de la Guardia Civil de dicha localidad, pero los delincuentes hicieron caso omiso a las señales luminosas y acústicas de los agentes y continuaron la huida, saltándose varios semáforos y poniendo en riesgo la seguridad de otros vehículos.

En un momento dado, el conductor frenó el vehículo y huyó corriendo. En ese instante y mientras que el otro individuo cambiaba de asiento para conducir, uno de los agentes consiguió introducir medio cuerpo por la ventanilla y, cuando intentaba quitarle la llave de contacto para detenerle, el delincuente "inició bruscamente la marcha con grave riesgo de atropello del agente" y provocándole diversas lesiones.

Tras ello los agentes regresaron al vehículo oficial y continuaron la persecución del delincuente, "el cual comenzó a conducir a toda velocidad por una zona peatonal de la localidad, haciendo caso omiso de las indicaciones y señales luminosas y acústicas de los agentes que le perseguían y poniendo en peligro la integridad de los transeúntes, que tuvieron que apartarse para evitar ser atropellados".

Finalmente, cuando el ya condenado giró desde una zona peatonal a una calle principal, "sin adoptar la más mínima precaución al provenir de una vía no preferente, empotró el vehículo contra una farola existente en la puerta de la residencia de ancianos, donde se encontraban al menos dos personas, que llegaron a correr un riesgo real para su integridad, de no haber sido por el parapeto de la farola".

En ese momento los agentes procedieron a la detención del delincuente y recuperaron todos los efectos robados. Las diversas lesiones que sufrió uno de los guardias civiles intervinientes tardaron en curar tres meses y medio, quedándole secuelas físicas, por lo que el juzgado ha establecido en su sentencia que dicho individuo "deberá indemnizar al agente herido en la cantidad de 7.740 euros por las lesiones causadas y por las secuelas".

El condenado interpuso recurso ante la Audiencia Provincial de Córdoba, "la cual hace unos días ha dictado sentencia desestimando dicha apelación y confirmando la sentencia previa del Juzgado de lo Penal número tres" de Córdoba.

AUGC ha recordado que lleva años denunciando públicamente que Palma del Río es, junto a Bujalance y Puente Genil, una de las localidades de la provincia que registra más agresiones a guardias civiles, y ha reclamando "que se adopten las medidas oportunas para atajar una situación tan preocupante, empezando sobre todo por un incremento considerable de la plantilla y la dotación de los medios materiales necesarios".