Blanco augura un proceso de diálogo complicado con los parcelistas para preservar la ley en Medina Azahara

Actualizado 14/11/2007 13:29:24 CET

CÓRDOBA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer teniente de alcalde y delegado de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael Blanco (PSOE), afirmó hoy que se afrontará "un proceso largo y complejo" para buscar fórmulas de diálogo con los parcelistas del entorno de Medina Azahara, para que lo que ya existe sea siempre respetuoso con la ley.

En rueda de prensa, Blanco hizo una valoración sobre el informe del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), ONG que asesora en materia de patrimonio histórico, cultural y natural a la Unesco, y que cree "prioritario y urgente restituir la legalidad urbanística" en el entorno protegido del conjunto arqueológico de Medina Azahara, en la capital cordobesa, en la actualidad rodeado de viviendas ilegales.

Al respecto, el primer teniente de alcalde manifestó que el documento está en la línea de lo que él ha dicho muchas veces y dejó claro que "la zona de protección de Medina Azahara no se va a modificar, y la declaración de la zona de Bien Interés Cultural (BIC) es inamovible".

Blanco explicó que "en los últimos meses se está consiguiendo la paralización de prácticamente cualquier actividad ilegal en el entorno de Medina Azahara" y apostó por buscar medidas que posibiliten la restitución y la corrección definitiva de esta zona.

Según dijo, "nuestro planteamiento siempre ha sido el cumplimiento de la legalidad y el diálogo con los vecinos de allí porque, lógicamente, lo que no podemos hacer es cerrar los ojos a la realidad y decir que allí no hay nadie".

"El primer punto --añadió-- es conseguir que no haya ni un sólo ladrillo ilegal más en el entorno de Medina Azahara", al tiempo que reconoció que se tendrá que afrontar un proceso que será "largo y complejo" donde haya que negociar cada una de las situaciones en el entorno de Medina Azahara, en el ámbito del BIC, "que posibilite resolver definitivamente esa situación".

Finalmente, Blanco manifestó que la misión del Ayuntamiento es "preservar la legalidad y buscar fórmulas de diálogo con los vecinos que permitan que lo que ya existe sea siempre respetuoso con la Ley". A partir de ahí, dijo que "la apuesta por Medina Azahara está clara por parte del Ayuntamiento y la Junta de Andalucía"; y, por tanto, no van a hacer dejación de sus compromisos y responsabilidad pública.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies