CSIF-A reclama la contratación de al menos 90 trabajadores sociales para los centros sanitarios andaluces

Publicado 20/03/2018 17:54:53CET

Exige, en el Día Mundial del Trabajador Social, una defensa de la Administración de estos profesionales, claves en la atención de usuarios

SEVILLA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

CSIF Andalucía reclama la contratación de al menos 90 trabajadores sociales más para los centros andaluces sanitarios, dado el "déficit" de personal de esta categoría profesional en el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Así, el sector de Sanidad de CSIF-A asegura a través e un comunicado que a raíz de la presión sindical y de la campaña iniciada hace un año '1TSxEBAP', el SAS contratara en 2017 una treintena de trabajadores sociales, aunque el sindicato sigue considerando esa cifra "insuficiente".

En este sentido, CSIF-A exige, con motivo del Día Mundial del Trabajador Social --que se conmemora este martes--, una defensa de la Administración de estos profesionales, claves en la atención que muchos usuarios del sistema sanitario reciben.

A este respecto, el sector de Sanidad de CSIF-A insiste en la necesidad de reforzar las plantillas de los centros sanitarios con trabajadores sociales, al tratarse de una figura fundamental y un recurso básico para los usuarios de nuestros centros de Ssalud y del resto de profesionales de sus equipos básicos.

En paralelo a la campaña '1TSxEBAP', CSIF-A señala también la importancia de volver a incluir al trabajador social en el equipo básico de atención primaria y no en el dispositivo de apoyo, siguiendo además los criterios de la proposición no de ley (PNL) aprobada por el Parlamento de Andalucía que marca que debe existir un trabajador social los 365 días del año y 24 horas en centros hospitalarios de referencia y garantizar la presencia de 8 a 15 en todos los hospitales.

De igual modo, el sector de Sanidad de CSIF-A considera fundamental que éstos tengan acceso real a Diraya, de forma que el resto del equipo pueda visibilizar las aportaciones del trabajador social en el historial médico del paciente; ajustar las retribuciones de la carrera profesional al nivel 21 y grupo B y acabar con la diferencia retributiva con los diplomados sanitarios por ser grupo B de Gestión y Servicios --es el único que lo sufre--, así como tener disponibilidad de recursos y de formación básica especializada.

En definitiva, una defensa por parte de la Administración de su figura y de la importancia que ésta tiene en el sistema sanitario andaluz, tal y como CSIF-A reivindica desde hace años.