Detenido en Aguilar un joven de 19 años con 200 dosis de cocaína, preparadas para su venta

Actualizado 12/09/2010 14:12:43 CET

AGUILAR DE LA FRONTERA (CÓRDOBA), 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Córdoba ha desmantelado un punto de venta de droga en Aguilar de la Frontera (Córdoba) y ha detenido a un vecino del municipio, J.A.M, de 19 años, que portaba 200 dosis de cocaína, preparadas para su venta.

Según explica la Benemérita en un comunicado, la investigación comienza ante las sospechas de diversos ciudadanos acerca de que un joven, era la persona que estaba distribuyendo cocaína a los jóvenes de la localidad de Aguilar de la Frontera.

Ante ello, la Guardia Civil establece un dispositivo de servicio orientado a la identificación, localización y detención del posible vendedor de cocaína que se estaba dedicando a la venta "al menudeo" de cocaína en distintas calles y polígonos industriales de la localidad.

En el marco de las investigaciones, una patrulla de la Guardia Civil durante un servicio de Seguridad Ciudadana, desarrollado por el interior del casco urbano de Aguilar de la Frontera, observa sobre las 0,55 horas del pasado día 7 de septiembre, un ciclomotor ocupado por dos jóvenes circulaba de manera sospechosa apreciando que los ocupantes del ciclomotor mostraban una actitud vigilante hacia el vehículo policial, lo que resultó sospechoso a los guardias civiles.

Acto seguido, establecen un dispositivo discreto de control y uno de los agentes se acerca al lugar donde se encontraban los ocupantes del ciclomotor, pudiendo observar como uno de los dos jóvenes, tras realizar un "trapicheo" con el otro ocupante del ciclomotor, abandona la zona a pie.

El agente decide entonces interceptar e identificar al posible vendedor de la droga, quien al detectar la presencia del guardia civil en el lugar, intenta darse a la fuga y arroja al suelo una bolsita de plástico que contenía en su interior 200 dosis de cocaína, preparadas y dispuestas para su venta. Tras ser perseguido, es finalmente detenido, localizándose oculto entre su ropa un fajo de billetes, por valor de 180 euros.