Devotos de Fray Leopoldo destacan del beato su "dedicación", su "fe" y su "bondad"

Actualizado 12/09/2010 14:54:01 CET

GRANADA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Muchos de los devotos que han asistido al acto de beatificación de Fray Leopoldo en la Base Aérea de Armilla (Granada) han destacado de él su "dedicación", su "fe" y su "bondad", cualidades que les han movido a acudir a un acto celebrado en un ambiente festivo.

Casi la totalidad de las personas asistentes, unas 60.000, han presenciado la ceremonia sentadas en una silla, puesto que se habían habilitado más de las que finalmente han sido necesarias. En principio, sólo se podría tener acceso a un asiento gracias al pago de un donativo a la orden capuchina de 10 o de 20 euros.

En este último caso, los fieles han recibido de la organización un 'kit' con una reproducción de las alforjas del fraile, una gorra, un abanico y un pañuelo, artículos con los que la mayoría de los asistentes han ido ataviados. Según han informado a Europa Press fuentes de la organización, los gastos se han cubierto no obstante, porque muchas de las personas que se habían acreditado -los cálculos eran de unas 100.000-- han decidido finalmente no presenciar la beatificación, aún habiendo pagado previamente.

Con una de las gorras del 'kit' se protegían del sol del verano tardío granadino María Luisa Delgado y Dolores Linarejo, que cogieron un autobús desde Ciudad Real para presenciar un acto que no podían "perderse". "Se le tiene mucha fe y también en mi pueblo, en Villanueva de la Fuente, y por eso hemos venido, a este acto tan hermoso que ha llevado tanto trabajo", ha dicho María Luisa, acompañada a su izquierda por Dolores, que cree "plenamente" en los milagros de Fray Leopoldo, al que se le atribuye, al menos, la curación inexplicable de una mujer.

También de Extremadura, concretamente de Badajoz, Rosario y Ángel Miguel se han alegrado "mucho" de haber viajado durante varias horas para llegar a Armilla. "Desde pequeñita tengo devoción por Fray Leopoldo y siempre que he tenido problemas le he pedido su ayuda y siempre, siempre me la ha concedido", afirmaba Rosario, que intentaba sofocar el calor abanicándose con el abanico del 'kit' quejándose de no haber hecho como otras muchas personas, que se han cobijado a la sombra de un paraguas.

"ES YA UN SANTO"

Muy cerca de las primeras filas, ocupadas en parte por gran número de frailes capuchinos y religiosas, se encontraba el matrimonio formado por Caridad Fernández y José Alcaraz, que nacieron en Granada justo el año en el que falleció el fraile (en 1956). Los dos creen "de justicia" que "por fin" se le haya reconocido a Fray Leopoldo como beato, "aunque es ya un santo". El padre de Caridad, ha explicado ésta, lo conoció "y lo veía siempre pidiendo, como un hombre muy muy humilde". "Ayudaba a la gente y ahora nosotros tenemos que estar aquí", ha asegurado el matrimonio, que han acudido a la Base acompañados por su hijo adolescente, al que le está "despertando" la fe en el capuchino.

Otra pareja joven también de granadinos, sentada desde horas antes al comienzo del acto, han asegurado que saben de la figura del fraile pero "no en profundidad", por lo que se han decidido a acercarse a Armilla para indagar más en la biografía de un fraile del que "siempre" han oído hablar.

Del cercano municipio de Ogíjares han acudido a Armilla, "para ver el ambiente y por Fray Leopoldo", el matrimonio formado por Ángeles y Rafael, que llegó a conocer de pequeño al ya beato. "Era un hombre muy bueno, que vestía como un pobre, con un saco y una cuerda y todo el mundo se sorprendía al verlo", ha señalado el hombre, que cree que si alguien llegó a apedrearle en tiempos de posguerra fue "porque no lo conocían".

Durante la ceremonia, que ha costado más de tres millones de euros a la orden capucina, han sido constantes las visitas de los fieles a los lugares habilitados para obtener algún tipo de refrigerio, y a los más de 1.100 aseos instalados por la organización. Más de 20 camiones frigoríficos estaban avituallados de bebidas y bocadillos y también han estado listos para la atención de los devotos y los peregrinos un total de tres hospitales de campaña y un camión con quirófano de la Cruz Roja.

Al acto han acudido además autoridades locales, como el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la delegada del Gobierno andaluz en Granada, María José Sánchez, y el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, entre otros.