Diputación aprueba, con los votos en contra de la oposición, su presupuesto para 2013

Sebastián Pérez en el pleno de Diputación
DIPUTACIÓN
Actualizado 27/12/2012 18:25:45 CET

GRANADA, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El pleno de la Diputación de Granada ha aprobado este jueves, pese al rechazo de la oposición del PSOE e IU, y con los votos favorables del equipo de gobierno, del PP, el presupuesto de la institución para el ejercicio 2013, que asciende a 221 millones de euros, y un plan de reequilibrio financiero que pretende lograr el déficit cero en tres años.

En la que supone la última sesión plenaria del año, el presidente de la corporación, Sebastián Pérez, ha agradecido a los funcionarios y sus compañeros en el gobierno provincial el esfuerzo empleado en la elaboración de las cuentas, que este año ha sido "mucho más difícil" teniendo en cuenta la coyuntura económica.

A su juicio, el de 2013 se trata de un presupuesto "eficaz, creíble, posible y que se va a ejecutar" por lo que ha dicho no entender el rechazo de la oposición, que, según ha dicho, es la que, a lo largo de toda su trayectoria política, es, de las que ha enfrentado, la que "menos altura y menos conocimiento de la realidad social" ha demostrado.

"Están ustedes ejerciendo política del todo a cien, una progresía de los chinos. Esperaba un debate más hecho, más ideológico y más elaborado, pero no tienen ni gracia", ha mantenido el presidente de la institución, que sin embargo se ha comprometido a introducir algunas de las propuestas de las bancadas de IU y PSOE.

El presupuesto, que ha disminuido un 11 por ciento con respecto al año pasado, incluye un plan de reequilibrio financiero que contempla, entre otras medidas, la creación de un fondo de contingencia de 5 millones de euros --que permitirá no hacer uso del remanente de tesorería--, y la cláusula de no acudir al crédito privado, para conseguir, en un periodo de tres ejercicios presupuestarios el "déficit cero" y la estabilidad económica en la institución.

El consolidado contempla unos gastos de 215 millones de euros, y unos ingresos de 221, lo que se traduce en un superávit de unos seis millones de euros. Sin incluir los organismos y las empresas dependientes de la institución, las cuentas prevén unos ingresos de 203 millones y unos gastos de 200.

Este superávit se destinará al pago de la deuda contraída por la Diputación con el Gobierno, como consecuencia del desfase en la confección de los Presupuestos Generales del Estado para 2008 y 2009, que obliga a la corporación provincial a devolver 50 millones de euros, de los que ya se han abonado cinco, en un plazo de 10 años.

Las inversiones reales, que suponen el 13,26 por ciento de la tarta presupuestaria, ascenderán el próximo año a un total de 26,6 millones de euros --frente a los 39 de 2012--, y, teniendo en cuenta que no dependerán del crédito privado, cuentan con consignación desde "el minuto 1" del 1 de enero de 2013, con lo que "el grado de ejecución será mucho más eficaz", según ha defendido la diputada provincial de Economía, Contratación y Patrimonio, Inmaculada Hernández.

A los planes de obras y servicios se destinarán unos nueve millones de euros, y al mantenimiento de carreteras y conservación de las vías provinciales, tres millones. Al Programa de Fomento de Empleo Agrario (PFEA), antes denominado Plan de Empleo Rural (PER), un total de 8,7 millones se contemplan en el presupuesto provincial, que además garantiza el cumplimiento de los programas concertados con los municipios dentro del convenio 'Granada es provincia'.

Las políticas sociales se llevarán el 38,62 por ciento de lo presupuestado, hasta un total de 43,3 millones de euros en el área de Bienestar Social y Familia, y 26 millones a la Delegación de Centros Sociales.

El presupuesto es además "innovador" si se compara con otras cuentas anteriores, ya que "por primera vez" se presenta "equilibrado", para lo que se pondrá en marcha un plan de reequilibrio financiero que permitirá comenzar a afrontar la deuda viva que mantiene la Diputación, que a 1 de enero ascenderá a 144,8 millones de euros, de la que el próximo año se amortizarán 29, "es decir el 16 por ciento de nuestros ingresos corrientes".

El gasto corriente, fijado en unos 22 millones de euros, subirá un 23 por ciento el próximo año, pero esta subida es "virtual" según la diputada, ya que el fondo de contingencia de cinco millones de euros se incluye en este capítulo, que, en general, supone una reducción de dos millones de euros que se prevén ahorrar asumiendo por parte de los funcionarios de la institución los trabajos que hasta ahora se encargaban a empresas externas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies