La economía andaluza crecerá un 0,9% en el segundo trimestre, según OEA

Publicado 16/05/2017 13:16:03CET

SEVILLA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El Observatorio Económico de Andalucía (OEA) ha estimado un crecimiento intertrimestral del 0,9 por ciento para el segundo trimestre de este año, una décima superior a la estimada para el primero del año.

Así lo señala en su informe 'Economía andaluza. Primer trimestre de 2017', realizado con el apoyo técnico de la Universidad Pablo de Olavide. Para el conjunto del año, las perspectivas de la economía andaluza son positivas, ya que hace más de un año cada trimestre de corrigen al alza las previsiones de crecimiento.

El panorama más optimista afecta a la economía andaluza y los expertos del Observatorio Económico de Andalucía ha elevado la previsión de crecimiento del PIB andaluz para 2017 al 2,8 por ciento. Este crecimiento estará basado tanto en la continuidad del buen comportamiento de la demanda interna como en la positiva evolución
del sector exterior que, tanto en lo que se refiere a exportaciones como a recepción de turistas, teniendo también en cuenta que "las tensiones e incertidumbres vinculadas con el Brexit".

Por el lado de la oferta, todos los sectores tienen perspectivas
positivas para el conjunto del año, destacando la confirmación de la recuperación del sector de la construcción. En este contexto, en el mercado de trabajo se seguirá creando empleo, pudiendo generarse en
torno a 100.000 ocupados adicionales a lo largo del año.

No obstante, el OEA pide ponderar las incertidumbres y los retos para "no caer en la autocomplacencia". En el caso de Andalucía, el reto de reducir drásticamente la tasa de desempleo solo se alcanzará intensificando y cualificando la actividad productiva, lo que exige inversión productiva, diversificación de la actividad y aumento de la productividad.

PRIMER TRIMESTRE

En el primer trimestre de 2017, la economía andaluza continuó acelerando el ritmo de crecimiento. El Observatorio Económico de Andalucía estima para este trimestre un crecimiento intertrimestral del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,8 por ciento, lo que supone una décima más respecto al cuarto trimestre de 2016.

Así, el crecimiento interanual para el primer trimestre se situaría en el 2,7 por ciento, una décima superior a la estimación para el último trimestre de 2016, y, aunque dicho crecimiento sigue siendo inferior a la media nacional, todo apunta a que se ha iniciado la reducción de la brecha existente en las tasas de crecimiento de ambas economías desde inicios de 2016.

Por el lado de la demanda, durante el primer trimestre se confirma lo ya observado a finales de 2016; esto es, que el consumo de las familias andaluzas mantiene su ritmo de crecimiento, después de mostrar cierta debilidad desde la primavera de 2016.

No obstante, esta evolución del consumo de los residentes es compensado en parte por un empeoramiento del consumo de los no residentes. Durante el primer trimestre, de nuevo y como ocurriera en el tercer trimestre de 2016, tanto el número de turistas como el de las pernoctaciones cayeron en tasas interanuales.

Por su parte, el consumo público ha tenido un papel neutro o ligeramente positivo durante el inicio del año, contrariamente a la aportación negativa que ofreció durante gran parte de 2016, consolidando de este modo la mejoría ya observada durante los últimos meses de dicho año. No obstante, aún muestra ritmos de crecimiento inferiores al consumo de las administraciones públicas del resto de España.

Respecto a la inversión privada, parece que finalmente mejorará después de un 2016 átono, impulsada por la mejora de la confianza empresarial desde el comienzo del año. Aunque las perspectivas sobre el primer trimestre no eran inicialmente muy favorables, las expectativas han ido mejorando conforme avanzaba este.

OFERTA

Por el lado de la oferta, el sector servicios mantuvo un crecimiento muy similar al del cuarto trimestre de 2016. Esta mejoría es sustentada por unos datos de ocupación y afiliación que volvieron a recuperar el dinamismo de trimestres pasados.

Los servicios públicos mantienen la tendencia creciente ya mostrada a finales de 2016. En los primeros meses de 2017 la afiliación de empleados públicos, sin incluir sanidad y educación, creció un 3,2 por ciento intertrimestral y un 2,3 por ciento interanual.

En cuanto al resto de sectores, la industria mantiene su tendencia positiva reactivada en el tercer trimestre de 2016. Por último, el sector de la construcción poco a poco va recuperándose de la práctica desaparición durante años de la obra pública.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies