Los efectos del último temporal obligan a trasladar la romería de Villanueva de la Reina al recinto ferial

Actualizado 27/04/2013 13:17:01 CET

JAÉN, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La romería que Villanueva de la Reina (Jaén) celebra cada segundo fin de semana de mayo en honor de Santa Potenciana, cambiará de lugar debido a las consecuencias del último temporal, que mantienen El Batanejo "completamente anegado" tras la crecida del Guadalquivir. Se desarrollará en el recinto ferial, también muy afectado por las inundaciones, pero en el que se trabaja para conseguir a unas "condiciones mínimas" para la celebración.

Así lo ha señalado a Europa Press el alcalde de la localidad, Blas Alves, quien ha explicado que es "imposible" que la fiesta se desarrolle en su ubicación habitual, a unos kilómetros de la población y junto al cauce del río, cuya última crecida causó numerosos daños, tanto en explotaciones e infraestructuras agrarias como en equipamientos municipales.

Por ello, responsables del Ayuntamiento se reunieron con los de la Hermandad de Santa Potenciana con el objetivo "de no esperar a última hora para tomar decisiones", toda vez que El Batanejo está "fatal". De este modo, acordaron que la romería tendrá lugar en el recinto ferial, en la parte baja del pueblo, donde también se ubican otras infraestructuras municipales, como el cementerio, que sufrieron desperfectos a causa del temporal.

"Venimos trabajando en el ferial desde hace días para recuperarlo del lodazal en el que había quedado. Las labores están muy avanzadas, falta en torno al 30 por ciento de lo principal con la retirada de material, para después acometer otras tareas como pintura o la supervisión de electricidad y tuberías", ha comentado el regidor, quien ha apuntado que supone "no menos de 50.000 euros" para las arcas de Villanueva de la Reina.

Este elemento, precisamente, también ha influido en la decisión del traslado sin intentar adecuar El Batanejo, sobre todo, teniendo en cuenta la experiencia de 2011. Entonces, según ha recordado, resultó igualmente anegado, se intervino para ponerlo a punto mínimamente, pero una tormenta en las vísperas de la romería provocó un nuevo desbordamiento que acabó cortando el acceso el paraje, por lo que al final, "a toda prisa", hubo que actuar en el recinto ferial para que acogiera algunos actos.