La empresa familiar andaluza, optimista ante la evolución de su negocio en próximos 12 meses, según el Barómetro de KPMG

Publicado 03/12/2017 17:03:33CET

SEVILLA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las empresas familiares de Andalucía afrontan su futuro con optimismo, según se desprende de la edición andaluza del sexto Barómetro de la Empresa Familiar, elaborado por KPMG en colaboración con las asociaciones territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar.

En concreto, la gran mayoría de ellas (83 por ciento) se muestra 'positiva' o 'muy positiva' respecto a la situación económica que atravesarán sus negocios en los próximos 12 meses.

Las buenas perspectivas a futuro se ven respaldadas por el buen desempeño en términos de facturación, empleo e internacionalización.

Así, un 78 por ciento de las compañías encuestadas en Andalucía ha aumentado sus ventas netas en el último ejercicio, y de estas la mayoría (70 por ciento) lo ha hecho entre un seis por ciento y un 25 por ciento. Además, nueve de cada diez empresas familiares andaluzas afirma haber aumentado o mantenido su plantilla. En concreto, el 55 por ciento asegura haber incrementado su contratación en los últimos doce meses y el 72 por ciento de ellas afirma contar ya con actividad en el extranjero.

LA CRECIENTE COMPETENCIA, PRINCIPAL DESAFÍO

Los empresarios familiares de Andalucía coinciden con el resto de negocios familiares de España a la hora de identificar sus principales retos, como son "la creciente competencia, la disminución de la rentabilidad y la guerra por el talento, entendida como la contratación y retención de profesionales cualificados; señalados por el 50 por ciento, el 36 por ciento y el 33 por ciento de los encuestados, respectivamente.

De igual manera, las compañías familiares andaluzas comparten la misma opinión que el conjunto nacional respecto a las mejoras que impulsarían el crecimiento de sus negocios. En particular, coinciden en la disminución de los impuestos como primer cambio determinante.

Además, la rigidez del mercado laboral y las necesidades formativas de los mandos directivos son identificadas como los principales obstáculos que, en opinión de los directivos y propietarios de empresas familiares andaluzas, deberían ser abordados para asegurar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas tanto en su región como en el resto del país.

La transformación digital de sus procesos es otro aspecto fundamental para el crecimiento de su tamaño. Para abordarla, las empresas familiares andaluzas consideran prioritario un cambio cultural en la organización y el establecimiento de una estrategia que ordene y dirija el proceso.

DOS ASPECTOS PRIORITARIOS: RENTABILIDAD Y FACTURACIÓN

A la hora de identificar sus prioridades para los próximos dos años, las empresas familiares andaluzas vuelven a coincidir con el conjunto nacional. Mejorar la rentabilidad (78 por ciento), incrementar la facturación (58 por ciento) y convertirse en compañías más innovadoras se sitúan como sus tres objetivos principales. No obstante, la internacionalización y la formación de su plantilla constituyen las preferencias más destacadas a corto plazo para las compañías de esta región.

En opinión de Nicolás Sierra, socio responsable de las oficinas de Andalucía y Canarias de KPMG en España, "los empresarios familiares andaluces más allá de asegurar la continuidad del negocio son cada vez más conscientes de la importancia que la inversión en innovación y nuevas tecnologías y la atracción talento tienen como palancas clave para su crecimiento".

La confianza en el desempeño futuro de sus compañías lleva a la mayoría de las empresas familiares andaluzas (85 por ciento) a contemplar planes de inversión en los próximos 12 meses, principalmente enfocados en la actividad principal de su negocio (61 por ciento), en innovación y nuevas tecnologías (48 por ciento) y en internacionalización (39 por ciento), aspecto que señalan por encima de la inversión en los departamentos de recursos humanos, aspecto que ocupa la tercera posición para el conjunto nacional.

LA IMPORTANCIA DE LA SUCESIÓN

La gestión de la sucesión es otro de los aspectos más relevantes para las empresas familiares. En este sentido, el 20 por ciento de las compañías familiares españolas admite que está valorando traspasar la gestión de la empresa en los próximos 12 meses y un diez por ciento reconoce estar pensando en traspasar la titularidad de la misma, mientras que solo el seis por ciento reconoce que se plantea vender la sociedad.

La importancia de mantener el legado en la empresa familiar queda confirmada por nueve de cada diez compañías, que destacan el control del negocio dentro de la familia y la mejora de la comunicación entre las distintas generaciones como factores de éxito. En cualquier caso, para el 95 por ciento de las empresas familiares españolas el primer elemento clave sería contar con unas buenas estructuras de gobierno corporativo y procesos.