Estudio revela que el riesgo de renunciar a denunciar maltrato de género se triplica si la víctima no tiene protección

Actualizado 27/11/2012 15:46:49 CET

GRANADA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El riesgo de renunciar a seguir con el proceso judicial tras haber presentado una denuncia por violencia de género se triplica cuando la víctima no disfruta de una orden de protección, según un estudio del que se ha informado este martes en el Congreso de III Congreso para el estudio de la violencia contra las mujeres, organizado en Granada por la Consejería de Justicia e Interior.

El estudio, elaborado por el Instituto Andaluz de la Mujer en colaboración con la Universidad de Sevilla, y que ha sido presentado por la profesora titular del departamento de Psicología Experimental de la Hispalense María Jesús Cala, revela que la mujer víctima de violencia de género renuncia más a seguir con la denuncia contra su agresor si carece de protección, si no recibe apoyo psicológico, tiene sentimiento de culpa, piensa volver con su expareja o no reconoce el miedo a las agresiones.

Como ejemplo clarividente, la ponente ha señalado que la provincia de Granada es la que tiene uno de los mayores índices de órdenes de protección concedidas a víctimas de violencia de género, el 95 por ciento, y, al mismo tiempo, el menor porcentaje de toda Andalucía de renuncias a la denuncia, sólo un 1,7 por ciento de las 1.709 presentadas en el primer semestre de este año.

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Soledad Ruiz, en su intervención para presentar a la ponente ha anunciado que su departamento va a plantear una estrategia muy centrada en potenciar la sensibilidad social contra la violencia de género.

INTERVENCIÓN FORENSE

En otra mesa redonda del Congreso sobre las nuevas perspectivas para la detección temprana de la violencia de género, la directora del Instituto de Medicina Legal (IML) de Granada, Nieves Montero, ha afirmado que este tipo de maltrato es distinto en su génesis y, por tanto, necesita un abordaje integral y especializado.

Según Montero, la violencia de género se caracteriza por ser sistemática, continuada y con una intensidad creciente, que empieza por un maltrato psicológico y puede acabar en una muerte. Y para un mejor abordaje forense de esta violencia, la directora del IML granadino ha reclamado la colaboración de las fuerzas de seguridad y de todas las partes que intervienen en este tipo de casos.

Por su parte, la profesora del máster de Género e Igualdad de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) y asesora jurídica de la Asociación Amiga por los Derechos Humanos de las Mujeres, Vanesa Casado, ha centrado su exposición en la violencia de género en la era de Internet.

Según la profesora, existe una tipología muy amplia de delitos relacionados con la violencia machista en el mundo de las nuevas tecnologías que son muy difíciles de perseguir. Por ello, Casado ha apostado por potenciar la formación de los operadores jurídicos y por llevar a cabo un abordaje legal de esta nueva problemática.

No obstante, Casado ha señalado que Internet también cuenta con una parte positiva relacionada con la violencia hacia las mujeres, ya que la red ofrece la oportunidad de acceder de forma rápida y sencilla a formación, a campañas de sensibilización y a la solicitud de ayuda.

Por último, la secretaria general de Salud Pública de la Junta, Josefa Ruiz, ha destacado que las víctimas de violencia de género tienen por lo general una menor percepción de su estado real de salud, realizan más consultas médicas relacionadas con su estado de ánimo y consumen más fármacos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies