Exdirector de Finanzas de IDEA rectifica y niega ahora pago de ayudas de los ERE con fondos propios

El presidente del tribunal del caso ERE llega a los juzgados de Sevilla
EUROPA PRESS/ARCHIVO
Actualizado 16/05/2018 15:26:22 CET

SEVILLA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

   La declaración de Pablo Millán Márquez, director de Administración y Finanzas del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA), posterior Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), entre los años 1988 y 2004, ha continuado este miércoles en el juicio de la pieza política de los ERE, rectificando lo dicho este pasado martes.

   El testigo dijo que IFA/IDEA pudo pagar ayudas sociolaborales a trabajadores y a empresas en crisis concedidas por la Dirección General de Trabajo con fondos propios del instituto, sin embargo este miércoles ha señalado que "no tiene ejemplos" de que se hubiera hecho, que hablaba en términos de "hipótesis" y que de haberse hecho "no incidía negativamente en el patrimonio" del ente instrumental.

   El exdirector de Finanzas, durante su declaración como testigo en el juicio que celebra la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla contra 22 ex altos cargos del Gobierno andaluz por el procedimiento específico por el que se concedían las ayudas sociolaborales a trabajadores y a empresas en crisis en los ERE, manifestó ayer en varias ocasiones que IFA/IDEA no pagaba las ayudas concedidas por la Dirección General de Trabajo si no había un convenio firmado y si no había disponibilidad líquida del dinero transferido por la propia Dirección General con cargo al programa presupuestario 31L, en virtud del convenio marco firmado en 2001 entre la Consejería de Empleo y el IFA.

   Si bien, a preguntas del presidente del tribunal, el magistrado Juan Antonio Calle Peña, sobre si el IFA pagó convenios sin contar con fondos, Millán Márquez señaló este martes que "no lo sabe", pero ha indicado que "pudo ocurrir, una o dos veces, que se pagaran con fondos propios" si se tenía "garantías" de que desde la Dirección General de Trabajo se aportarían fondos y después se reponían.

   Pues hoy, preguntado por el abogado defensor del ex director general de IDEA Jacinto Cañete, Millán ha rectificado y ha explicado que "no tiene ejemplos" de que se hubieran pagados con fondos propios, sino que hablaba en términos de "hipótesis", pues, según ha precisado, si IFA hubiera adelantado fondos antes de la llegada de dinero desde la Consejería de Empleo "no hubiera tenido incidencia negativa en el patrimonio ni en la tesorería del instituto" porque sería cubierto con transferencias desde la Consejería.

   Además, Millán ha asegurado que no recibió indicación alguna de Miguel Ángel Serrano, ex director general de IDEA y procesado en la causa, ni de ninguna otra persona para pagar ayudas con fondos propios de IFA/IDEA, insistiendo en que esa "hipótesis" de pagar con fondos propios no provocaría "insuficiencia o déficit" en el patrimonio del instituto.

   Este martes explicó que los convenios particulares llegaban firmados por el director general de Trabajo y el director general del instituto para su abono, "si no era imposible hacerlo", precisando que más que un convenio era "una orden de pago".

   "Nunca se pagaba sin un convenio firmado", expresó Millán Márquez, insistiendo que la Dirección de Administración y Finanzas "siempre pagaba cuando la transferencia --con cargo a la partida 31L-- de la Consejería de Empleo se había producido".

   En este sentido, este miércoles ha reiterado que la dotación inicial del programa 31L para las ayudas que se transfería a IFA/IDEA la decidía la Dirección General de Trabajo y venía recogida en el presupuesto.

EL PROCEDIMIENTO DE AYUDAS ERA "CORRECTO"

   De otro lado, ha asegurado que no tenía "ninguna duda" de que el procedimiento de concesión de ayudas se hacía de forma "correcta" en la Dirección General de Trabajo, si bien "no tenía ni idea" de que las ayudas no se fiscalizaban en la Consejería de Empleo.

   Igualmente, en su declaración este miércoles, ha defendido que la finalidad de las transferencias de financiación venían marcada por la Consejería de Empleo y recogida en el Presupuesto de la Junta, no pudiéndose usar para otros fines distintos al pago de las ayudas, sino "hubiese sido irregular".

   Tras la conclusión de Millán, ha sido el turno de la declaración del exvocal del IFA y viceconsejero de Agricultura y Pesca entre los años 1996 y 2004, Juan Paniagua, que estuvo inicialmente imputado en este procedimiento.

   Durante su breve interrogatorio, Paniagua, cuya respuesta más repetida ha sido "no recuerdo", ha señalado que la firma de los convenios particulares se informaba por parte del presidente o director general del instituto "sucintamente" en el Consejo Rector, ya que IFA era un órgano pagador.

   Otro de los testigos que han pasado hoy por la sesión número 54 del juicio ha sido Andrés Pérez Sánchez, técnico del departamento de Administración y Finanzas del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA), posterior Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) entre los años 1997 y 2006 y en una segunda etapa desde 2008 hasta la actualidad.

   Pérez Sánchez, quien también desarrolló su trabajo en la Unidad de Control Financiero Permanente de IFA/IDEA entre 2006 y 2008, ha explicado que al departamento de Administración y Finanzas llegaba una copia del convenio firmado por la Dirección General de Trabajo, en el que se recogía el compromiso de pago, y se registraba en contabilidad. Posteriormente, llegaba la orden de pago del director general de Trabajo y la orden de materialización del pago del director financiero de IFA/IDEA, contabilizándose también éste.

   En la copia del convenio de concesión de ayudas dadas por la Dirección General de Trabajo se recogía el nombre de la empresa, el CIF de la misma, el importe de la ayuda y la firma del convenio. Si faltaba algún dato, desde el departamento de Administración y Finanzas se ponían en contacto con la Dirección General.

DE NO HABER FONDOS, SE HUBIERAN "ECHADO PARA ATRÁS"

   Así, ha precisado que la "práctica" era recibir la orden de pago de la Dirección General de Trabajo y comprobar si la cuantía estaba dentro del compromiso de pago (convenio) registrado. En este sentido, ha asegurado que si hubieran llegado convenios y la partida destinada por Empleo a las ayudas estuviera agotada, se hubieran "echado para atrás".

   Sobre el desfase presupuestario en las cuentas de IFA/IDEA, ha explicado estaba reflejado en las cuentas y era como consecuencia de la contabilización de un mayor compromiso de pago por parte de la Consejería que la cantidad transferida por la Dirección General de Trabajo al instituto. Este desfase, según ha recordado, "desaparece" en 2009 a través de un aumento de la dotación presupuestaria del programa 31L destinado a IFA/IDEA. Al hilo de esto, ha indicado que este desfase "no tenía impacto patrimonial" para la agencia.

   Pérez Sánchez, que no cree que se pagaran ayudas con fondos propios de IFA/IDEA, ha declarado que hubo convenios firmados por Empleo en los que se decía que se abonara con fondos de la Consejería de Innovación, a la que pasó a adscribirse la agencia en 2004. Fue, según ha indicado, una "confusión" y "se solventó" tras el envío de una carta de la Secretaría General de IDEA a Innovación y la confirmación por ésta de que esas ayudas no tenían cabida en sus partidas presupuestaria. "Innovación no se hizo cargo de esas ayudas", ha añadido.

   El testigo, a preguntas de las defensas, ha compartido que IFA/IDEA nunca pagó ayudas por encima de las dotaciones económicas que recibió ni adelantó el pago con fondos propios.

   De otro lado, ha manifestado que los informes de la intervención de Control Financiero Permanente no hacía referencia sobre la financiación de las ayudas a IDEA, sino a la Consejería de Empleo, órgano gestor de las mismas.

   Por último, ha asegurado que la intervención no le trasladó indicaciones sobre posibles ilegalidades en los convenios particulares de ayudas.