Exnovia del acusado de querer matar a ella y su pareja dice que "la miró a los ojos antes de disparar"

Acusados De Torredonjimeno Hoy En El Juicio
EUROPA PRESS
Actualizado 21/02/2012 16:33:52 CET

JAÉN, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La exnovia y madre de un hijo del varón acusado de querer acabar con la vida de ella y de su actual pareja en marzo de 2010 en la localidad jiennense de Torredonjimeno ha asegurado este martes, en la vista que ha tenido lugar en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Jaén, que "la miró a los ojos antes de dispararla", cuando se encontraba en el interior del vehículo de un amigo.

Sin embargo, en dicho juicio, el mencionado acusado, F.J.P.C., que ha estado acompañado de otro varón al que se le acusa de ser cooperante necesario, C.G.G., ha alegado que no atentó directamente contra ella, ya que no veía bien por las ventanillas del coche, que estaban "tintadas", si bien por las delanteras tampoco la veía "porque necesita gafas", algo que tuvo lugar después de haber disparado también al acompañante y actual novio de la víctima.

Así, el procesado ha reconocido que, habiéndose increpado en días anteriores en un pub de Martos con el novio de su expareja, "en ningún momento" pensó matarlos, sino que, "casualmente", se encontraron en el municipio, siendo el primero en bajar de su auto el varón personado en la causa como víctima, al objeto de preguntarle por el hecho referido a "qué había ocurrido en el pub" tres días antes. Seguidamente, ha dicho que la víctima "se lió, junto a otros marroquíes, a darle golpes". Tras esto, F.J.P.C. se fue corriendo para refugiarse, según ha asegurado, en la casa de su abuelo, cercana al lugar. "No sé cómo me escapé", ha aseverado.

Al hilo, ha argumentado que, en otras ocasiones, "le habían amenazado" y, aunque en un primer momento ha afirmado que "no recordaba si iba armado", a continuación lo ha admitido diciendo que llevaba una pistola debajo de uno de los asientos del coche que, a pesar de que era de su propiedad, "no lo conducía por carecer de carné para ello". Según ha explicado, desde dichas amenazas "había sentido miedo" y por esto se había hecho, desde hacía más de medio año, con dicha arma.

El procesado ha recordado que, después de "encontrarse" en una segunda ocasión con las víctimas, que iban acompañadas de un varón que conducía el vehículo donde viajaban, él mismo instó a bajarse de dicho coche a la pareja de su exnovia para "hablar de hombre a hombre". Después, disparó contra él, pero no ha especificado "cuántas veces ni si le llegaron a alcanzar los disparos", del mismo modo que ha incidido en que la referida víctima llevaba consigo un arma "con algo negro", aunque no ha precisado, "por no tenerlo claro", si se trataba de otra pistola o de un cuchillo.

"NO SOY POLICÍA"

A continuación, este acusado, sobre el que pesaba una orden de alejamiento respecto a su expareja cuando acaecieron los hechos, se fue hacia el coche y disparó contra el vehículo, pero, como ha apuntado, "no contra su exnovia", si bien ha dicho que si impactó alguno de los tiros contra ella fue "de manera casual porque él no es policía como para saber apuntar".

Además, ha alegado en su defensa que "desde que salió de la cárcel la primera vez estuvo buscándole el novio de la que había sido su pareja sentimental diciéndole a la gente que cuando le encontraran le iban a matar".

Por su parte, el otro procesado, C.G.G., ha manifestado en la vista que se dio cuenta de que su acompañante iba armado cuando se bajó del coche "para hablar", si bien llevaba la pistola en la parte posterior de su cintura. Así, ha comentado que se quedó en el interior del vehículo que conducía y aguardó a que su amigo volviera para llevarlo entonces a Martos, tal y como "habían planeado" al objeto de que F.J.P.C. viera a la que entonces era su novia, quien este martes ha declarado que le contó el hoy acusado que "había tenido una trifulca".

No obstante, ha hecho hincapié en que "no pudo llamar a la Guardia Civil para contarle lo que estaba viviendo porque no le quedaba saldo en el móvil". Además, ha afirmado que cuando detuvo el coche "para que hablaran" no temió por sus vidas, ya que "desconocía" entonces que llevase su acompañante una pistola, el cuál se bajó del coche "con las llaves del mismo", a pesar de que C.G.G. se quedaba en su interior.

"ME MIRÓ A LOS OJOS"

De su lado, la expareja del acusado ha manifestado en su declaración que estuvo con él más de dos años y que como fruto de esa relación tuvieron un niño. Así, ha especificado que había respetado la orden de alejamiento hasta el momento en que se vieron, "de forma casual", en el mencionado pub. Días más tarde, cuando se volvieron a encontrar, asegura que el procesado y exnovio "la vio", es más, asevera que antes de agredirla "la miró a los ojos" y entonces, desde el lado del copiloto, llevó a cabo "al menos tres disparos".

De este modo, ha detallado que F.J.P.C. intentó abrir la puerta del copiloto del coche donde se encontraba, pero que no pudo porque el amigo de la pareja y conductor "había bajado los pestillos por temor". Sin embargo, una de las balas penetró en el rostro de la madre del hijo del acusado, quedándole una cicatriz que se observa a día de hoy. "Temí por mi propia vida y he vivido con miedo durante este tiempo".

La actual pareja de ella y también víctima, ha comentado este martes que "si hubiera visto el arma que llevaba" no se habría bajado del coche, a pesar de que ha admitido que lanzó un objeto de madera contra el coche de ambos varones, si bien ha apostillado "que no tenía ningún tipo de arma", como había indicado anteriormente F.J.P.C., y que a lo que se limitó fue a "esquivar disparos y salir corriendo con un impacto de bala en la mano".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies