Expertos prevén una ralentización del crecimiento del PIB andaluz en 2017, con un +2,2%

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Expertos prevén una ralentización del crecimiento del PIB andaluz en 2017, con un +2,2%

Publicado 17/11/2016 15:08:11CET

SEVILLA, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Observatorio Económico de Andalucía (OEA) ha previsto una ralentización del crecimiento de la economía andaluza para 2017, ya que estima un aumento del 2,2 por ciento del PIB andaluz, al agotarse los efectos positivos de la disminución del precio del petróleo o de la política monetaria expansiva.

Este crecimiento, según el informe 'Economía andaluza. Tercer trimestre 2016 y estimación en tiempo real del cuarto trimestre de 2016', seguirá pivotando sobre la demanda interna, pero también contribuirán tanto el turismo como las exportaciones.

El consumo privado seguirá siendo el principal factor de crecimiento de la demanda interna gracias a la continuidad del aumento del empleo (aunque con menor intensidad que en 2016) y también puede colaborar el efecto riqueza por la recuperación de los precios de los activos inmobiliarios y financieros.

Por su parte el gasto público, a falta de conocer el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado, será probablemente neutral para el crecimiento por los compromisos comunitarios, y de aumentar tendría que hacerlo elevando también la presión fiscal, lo que también restaría al gasto privado.

El informe apunta que la economía andaluza se verá afectada por la desaceleración de la economía china y los riesgos derivados de su creciente deuda privada y, por otra parte, por la débil recuperación de las economías desarrolladas, junto al agotamiento de su política monetaria y la dificultad para acometer reformas estructurales y una política fiscal más expansiva, aunque el conjunto de los países emergentes y en desarrollo presentan indicios de recuperación.

A estos factores se sumó una incertidumbre más cercana a la economía andaluza el pasado 23 de junio por el inesperado triunfo del Brexit, dada la relevancia de sus relaciones con el Reino Unido y la falta de certeza de cuándo y cómo se iniciará el proceso de divorcio.

Más aún se han intensificado las incertidumbres con la victoria de Donald Trump en las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos que con sus planteamientos rupturistas esgrimidos en la campaña electoral podrían alterar la economía mundial; si bien, el presidente electo se está retractando de algunas de sus propuestas y modulando la intensidad de otras.

El informe también señala que, en España, la superación del largo 'impasse' con un gobierno en funciones debe minorar la incertidumbre, aunque "la ausencia de mayoría parlamentaria estable dificultará la aprobación de un presupuesto de acuerdo con los compromisos adquiridos con la Comisión Europea el pasado mes de agosto, y aún más para abordar de forma solvente los retos ineludibles (reformas del sistema de pensiones y del modelo de financiación autonómica) y las reformas estructurales".

CUARTO TRIMESTRE

En cuanto al cuarto trimestre de este año, los expertos han estimado un crecimiento intertrimestral por encima del 0,7 por ciento. Así, el comportamiento de la economía andaluza va a mejorar las previsiones anteriores gracias a la mejor evolución de los últimos trimestres, previendo el panel de expertos del Observatorio Económico de Andalucía un crecimiento del PIB para el año 2016 del 3,0 por ciento, inferior al previsto para España, que se estima en el 3,3 por ciento.

En el tercer trimestre de 2016, la economía andaluza mantuvo un ritmo de crecimiento similar al del trimestre anterior. El Observatorio Económico de Andalucía (OEA) estima para dicho trimestre un crecimiento intertrimestral del Producto Interior Bruto del 0,6 por ciento. Esta cifra es una décima inferior al indicador adelantado por el INE para el conjunto de España.

Con esta estimación, el crecimiento interanual del OEA para el tercer trimestre de 2016 fue del 2,7 por ciento, tres décimas inferior al estimado para el segundo trimestre de 2016 y cinco menos que el estimado para el PIB español.

Por primera vez en cinco trimestres, la estimación sobre la actividad de la economía andaluza no se reduce respecto a la tasa estimada en el trimestre precedente, lo que se explica por el cambio de papeles de los distintos componentes de la demanda. Mientras el consumo privado mantiene un crecimiento similar al de los dos primeros trimestres del año, el consumo público y la inversión privada parecen mostrar signos de reactivación.

Por el lado de la demanda, el OEA indica que el consumo de las familias andaluzas sigue mostrando crecimientos positivos durante el tercer trimestre sin que se hayan observado variaciones respecto al trimestre anterior.

El freno a la moderación que se observó en los trimestres anteriores pudiera explicarse por la reactivación en la creación de empleo, muy debilitada durante el primer semestre de 2016 y, sobre todo, por el crecimiento del empleo en el sector público.

El consumo público sigue en una senda de crecimiento positiva en términos interanuales. Por el contrario, la ejecución de gastos de capital, en particular en inversiones reales, sigue presentando una fuerte caída, un -39 por ciento comparado con los mismos meses del año anterior. No obstante, los datos de licitación adelantan el fin de tal ajuste en las inversiones públicas para antes de final de año.

Por su parte, la inversión privada parece mostrar un ligero repunte en el tercer trimestre y la confianza empresarial sobre la situación de la economía andaluza mejoró ligeramente en el tercer trimestre aunque apunte hacia a una disminución en el cuarto.

En cuanto al sector exterior, un trimestre más hay que destacar la fuerte caída del valor de las importaciones. En cuanto a las exportaciones, su crecimiento también ha sido negativo, y contrasta con el crecimiento positivo que se observaba en el trimestre anterior.

Por último, la aportación del turismo se mantiene muy positiva, aunque en el tercer trimestre parece debilitarse ligeramente, de tal manera que para varios indicadores del sector su crecimiento se ha situado por debajo de la media nacional por primera vez en varios trimestres. No obstante, tanto las pernoctaciones como el número de viajeros o el transporte aéreo de pasajeros mantienen un fuerte crecimiento durante los meses del verano.

Por el lado de la oferta, durante el tercer trimestre se ha asistido a una ligera mejora de los servicios, sector sobre el que recayó gran parte de la moderación del crecimiento durante el primer semestre del año.

En cuanto a la industria, este sector ha roto con su tendencia negativa de trimestres anteriores y en el tercero vuelve a registrar crecimientos positivos. Destaca en especial el incremento de las actividades manufactureras, que en este caso logran compensar de nuevo la pobre evolución de las actividades energéticas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies