La Fiscalía atribuye el crimen de Las Fuentezuelas al único acusado preso y exculpa a demás imputados

Publicado 22/01/2014 20:15:18CET

Las acusaciones implican también al segundo detenido, mientras la defensa del principal imputado solicita una prueba psicológica para su cliente

JAÉN, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal ha solicitado este miércoles que L.M.C.R., el único de los tres detenidos que permanece preso por su supuesta implicación en el conocido como crimen de Las Fuentezuelas, por el que un hombre --J.D.E.G.-- falleció el 31 de enero del pasado año 2013 en dicho barrio de Jaén capital supuestamente tras recibir varias puñaladas, sea imputado por un presunto delito de "homicidio o en su caso de asesinato", y de otro de "robo en casa habitada o en su caso de hurto", mientras que no ha interesado ninguna imputación para las otras dos personas que en su momento fueron arrestadas por este suceso, identificadas como J.L.A.O. y M.P.S.S., al no apreciar "indicios ni elementos de prueba que permitan destruir la presunción de inocencia" de ambos.

Así se recoge en el acta de las comparecencias que se han llevado a cabo este miércoles en el Juzgado de Instrucción número tres de Jaén de los tres imputados, a la que ha tenido acceso Europa Press, donde se detalla que el fiscal ha solicitado que se le impute un delito de robo o hurto al detenido que continúa en la cárcel por "la sustracción de dos televisores, un equipo de música y un teléfono móvil de la vivienda del fallecido".

Por su parte, una de las dos acusaciones particulares personadas en el caso ha interesado en dicha comparecencia que se impute a L.M.C.R. un delito de asesinato agravado con las circunstancias modificativas de "alevosía y ensañamiento", otro de robo con violencia y un tercero de extorsión, cometidos todos ellos presuntamente sobre la víctima, al tiempo que ha solicitado también que se considere a J.L.A.O. "autor por inducción con carácter principal" de un delito de asesinato, otro de robo con violencia y un tercero de receptación. "Subsidiariamente", también lo considera autor de un delito de encubrimiento.

La otra acusación particular ha coincidido con la anterior en imputar un delito de asesinato a L.M.C.R., agravado por "alevosía y ensañamiento", si bien también le atribuye otro de detención ilegal y un delito de hurto, mientras que para el acusado J.L.A.O. mantiene su imputación como "cómplice de asesinato" y autor de un delito de receptación. Ambas acusaciones han coincidido también, al igual que la Fiscalía, en no imputar ningún delito a la tercera detenida.

Por su parte, la defensa de L.M.C.R. ha reiterado su petición para que se le realice una prueba pericial psicológica a su cliente, que, según ha manifestado, se le concedió pero no ha sido practicada, lo que le impide pedir el sobreseimiento de las diligencias contra él, y que resulta un paso "fundamental" para determinar "la enfermedad que padece y las adicciones que sufre".

Además, la misma abogada ha solicitado que declare la persona que supuestamente recibió la última llamada desde el teléfono del fallecido, el 29 de enero de 2013, según ha informado a Europa Press la propia letrada, que también ha rechazado las imputaciones formuladas contra su defendido.

Por último, la defensa de J.L.A.O. se ha mostrado conforme con la posición del Ministerio Fiscal respecto a su cliente, al que no atribuye ningún delito, y ha rechazado las imputaciones formuladas contra él por las acusaciones particulares, mientras que la abogada de la tercera encausada ha interesado "el sobreseimiento respecto de su defendida", adhiriéndose así a las calificaciones de las acusaciones.

Así las cosas, ahora tendrá que ser el magistrado encargado de instruir este caso quien, mediante un auto, se pronuncie al respecto de las imputaciones solicitadas por las distintas partes en las comparecencias de este miércoles.

LOS HECHOS

Como se recordará, en la primera fase de la investigación de este caso, y en apenas 48 horas, la Policía identificó y detuvo a uno de los presuntos autores de la muerte de J.D.E.G. --el referido L.M.C.R.-- y registró su domicilio, en el que los agentes encontraron varios efectos sustraídos procedentes de la casa del fallecido.

El arrestado incriminó a dos personas más en el homicidio, que, según él, estuvieron junto con la víctima en una reunión entre amigos en las horas previas a los hechos. Posteriores pesquisas condujeron a la segunda detención de otro hombre, al parecer también implicado en la muerte violenta y que también se había apropiado presuntamente de varios objetos propiedad de la víctima que fueron encontrados por los agentes en el registro domiciliario efectuado en su vivienda.

La última detención se produjo posteriormente, la de una mujer que fue "crucial" para contrastar la información de las declaraciones de los primeros arrestados.