El SAS asume la indemnización a una paciente por dejar olvidada una aguja dentro de su corazón

Actualizado 03/02/2008 17:22:48 CET

GRANADA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha dictado una resolución por la que estima la reclamación patrimonial de indemnización presentada por una paciente sometida a una intervención de cirugía cardiovascular a la que, por olvido, se le dejó una aguja quirúrgica dentro del pericardio.

En un comunicado, la asociación El Defensor del Paciente indicó que los hechos sucedieron en marzo de 2004, cuando E.P., tras ser diagnosticada de insuficiencia mitral moderada-severa por valvulopatía, fue intervenida en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada, a fin de proceder a la reparación valvular.

Tras ser dada de alta, presentó un cuadro de dolor torácico punzante en relación con el movimiento y con la inspiración, notando como si algo se le clavara. Tras realizarle diversas pruebas exploratorias, los facultativos descubrieron, "con gran sorpresa", que tenía alojado en el pericardio una aguja metálica.

La reclamante aportó junto a su reclamación un exhaustivo informe elaborado por la Facultad de Medicina de Granada, en el que se valoraban los importantes riesgos que para la paciente supone vivir con una aguja clavada en su corazón.

De esta manera, y tras advertir que los riesgos de una operación para extraerla desaconsejaban por el momento tal intervención, el informe realizado señalaba que aunque afortunadamente el riesgo no se había materializado, no se podía descartar que con el paso del tiempo pudieran "surgir complicaciones muy graves que puedan poner en peligro la vida de la paciente", como hemorragia en el saco pericárdico, taponamiento cardiaco o pericarditis constrictiva.

Ante la "evidencia" de los hechos, el SAS ha reconocido expresamente su error, al existir un nexo entre la intervención de valvuloplastia mitral practicada a la reclamante y el abandono en el lecho quirúrgico de una aguja de sutura que, si bien no ha provocado a la paciente hasta la fecha un daño físico evaluable, sí ha originado ya un importante daño psíquico, pues la paciente ha sido diagnosticada de un trastorno por estrés postraumático al presentar un cuadro de angustia, temor, desesperanza intensa, pensamientos recurrentes de que va a morir, pesadillas y sueños con referencia al peligro que tiene al tener una aguja clavada en el corazón.

En discrepancia con la paciente a la hora de cuantificar el daño, el SAS limita no obstante la indemnización sólo a los perjuicios psíquicos, y por ello acuerda indemnizar a la paciente con 3.149 euros, cantidad considerada por la afectada como "absolutamente insuficiente", por lo que ha decidido recurrir la resolución administrativa en vía judicial.

La presidenta de El Defensor del Paciente, Carmen Flores, valoró la resolución dictada por el SAS señalando que el fallo "podría fácilmente haberse evitado", sin que se pueda "justificar lo ocurrido, y menos aún admitir que se resuelvan estos casos con la concesión de una ridícula indemnización".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies