Detenido por intentar robar la caja fuerta de su jefe e incendiar la empresa para borrar las huellas

Actualizado 10/05/2007 16:55:22 CET

GRANADA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido a un joven de 20 años, que responde a las iniciales J.M.G.U., que durante la noche del pasado miércoles pegó fuego a una empresa del polígono tecnológico de Armilla (Granada), en la que estaba trabajando, para borrar las huellas que dejó cuando intentó robar la caja fuerte del despacho de su jefe.

El suceso ocurrió durante la madrugada del día 9 de mayo. El joven detenido era uno de las dos personas que esa noche trabajaban en una empresa del polígono tecnológico de Armilla. El detenido cogió una radial del taller de la empresa y subió al despacho del jefe, le pegó una patada a la puerta, y con dicha herramienta cortó las bisagras de la caja fuerte con la intención evidente de abrirla, según informó el Instituto Armado en una nota remitida a Europa Press.

Con lo que no contaba el joven era que la cerradura de la caja fuerte impedía su apertura aun sin las bisagras de la puerta. Así que para borrar las huellas del frustrado robo el detenido tuvo la idea de incendiar el despacho.

Poco después la Guardia Civil de Armilla y los dos trabajadores se afanaban en apagar un fuego que corría el peligro de extenderse a las naves vecinas, debido sobre todo al material que almacenaban en la empresa. El incendio fue luego definitivamente apagado por los bomberos de Granada habiendo ocasionado unos daños valorados en más de 150.000 euros.

Aunque no hubo heridos, el detenido, curiosamente, tuvo que ser trasladado hasta las urgencias del hospital Clínico de Granada por la intoxicación que sufrió a consecuencia de la inhalación de humo.

Una vez apagado el fuego, la Guardia Civil realizó una inspección ocular en dicha empresa y comprobaron el intento de robo de la caja fuerte. Los guardias civiles también encontraron en el lugar de los hechos una serie de huellas e indicios que dirigieron las pesquisas hacia uno de los dos empleados.

Una de esas huellas encontradas fue la de la suela de una zapatilla que quedó impresa en la puerta del despacho cuando la forzaron de una patada, y esa misma huella fue localizada después en las zapatillas que calzaba el trabajador detenido.

También encontraron los agentes restos de virutas metálicas en la ropa del detenido que presuntamente proceden del corte de las bisagras de la caja fuerte.

El joven finalmente confesó que fue él quien intentó forzar la caja fuerte y quien pegó posteriormente fuego al despacho para borrar las huellas.

El detenido, que ya contaba con tres antecedentes policiales por robo, ha sido puesto esta mañana a disposición del Juzgado de guardia de Granada como presunto autor de los delitos de robo y de incendio intencionado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies