Acusada de matar a su concuñada dice que la víctima se abalanzó sobre ella y se clavó el cuchillo

 

Acusada de matar a su concuñada dice que la víctima se abalanzó sobre ella y se clavó el cuchillo

Actualizado 05/05/2008 17:38:29 CET

GRANADA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La joven acusada de matar a su concuñada de 17 años, en marzo de 2007 en Atarfe (Granada), afirmó hoy ante el jurado popular que la juzga que fue ésta la que se abalanzó sobre ella en el transcurso de una discusión por un cubo de basura y que se clavó el cuchillo que portaba al caer encima de ella, auto exculpándose de este modo del delito de homicidio del que está acusada por el Ministerio Fiscal.

Fue la única en declarar en la sesión de hoy en la Audiencia Provincial de Granada, tras la constitución del jurado, por lo que mañana continuará la vista con la declaración de los testigos y los peritos. No confesó tener intención de matar a la compañera del hermano de su pareja e incluso llegó a llorar en determinados momentos del interrogatorio mientras relataba cómo se clavó el arma la menor.

Según explicó la acusada, V.C.H., que se enfrenta a la petición de penas de entre 12 años por homicidio que pide la fiscal y 20 que solicitan las acusaciones particulares --ejercidas por los padres y el compañero de la víctima-- por asesinato, la discusión que tuvo el fatal desenlace se originó por un pañal que ella depositó en un contenedor que tenía fuera de casa junto a la vivienda de su "concuñada de hecho", como la definió la defensa, ya que ninguna de las parejas estaban casadas salvo por el rito gitano.

En ese momento comenzaron ambas a discutir, según la acusada, que reconoció que habían mantenido enfrentamientos verbales con anterioridad pero sin llegar a agresiones físicas, aunque sí con amenazas del tipo "te voy a matar", si bien explicó que "simplemente lo decíamos" para justificar que no había intención de llevarlas a cabo. La mayor parte de las veces era por los malos olores que originaba el cubo de basura de la acusada fuera de casa y por los ruidos en las viviendas de ambas, puesto que tenían hijos pequeños.

Según relató, al tirar la basura a las 12.00 horas del 8 de marzo de 2007 salió con un cuchillo en la mano porque estaba pelando patatas y comenzó la discusión tras lo que la ahora fallecida le propinó una patada y a golpes la transportó hasta una zona de obra muy próxima a las casas donde, según dijo la acusada, cayeron ambas sobre un "mallazo" en un forcejeo, momento en el que se clavó la víctima el cuchillo que portaba la acusada y que no soltó porque "no pensaba" que fuera a ocurrir algo así, declaró.

La víctima, que tenía 17 años, presentaba más heridas de arma blanca, además de la mortal que le afectó el pulmón y el corazón. Se las produjo, según manifestó la acusada, al intentar agredirla porque ella "alzaba las manos" sin soltar el cuchillo que llevaba para defenderse y supone que así se haría daño, si bien no precisó mucho al respecto.

Los compañeros de ambas, hermanos, no tenían buenas relaciones, según aclaró V.C.H., que no entiende, según argumentó hoy, la reacción de la fallecida el día de los hechos por su "violencia" que le ocasionó "miedo". De hecho su defensa solicita la libre absolución de la acusada porque entiende que los hechos no integran delito alguno y de hacerlo --lesiones en concurso con homicidio por imprudencia-- se darían las eximentes de legítima defensa y miedo insuperable.

Fue ella la que se acercó a su puerta, argumentó la acusada, que dijo que todo ocurrió "en menos de un minuto" y que no fue consciente hasta que estuvo en los calabozos detenida de que había matado a su concuñada porque al ver la sangra y levantar a la herida una vecina, corrió hacia su casa y allí permaneció hasta que fue detenida, sin conocer la gravedad de los hechos.

No pudo explicar V.C.H. por qué la sangre apareció en la puerta de la vivienda de la víctima, tras asegurar ella que fue la ahora fallecida la que se desplazó a su vivienda. Tampoco aclaró por qué no pidió auxilio ni por qué se abalanzó supuestamente sobre ella la víctima que no portaba arma alguna en el transcurso de la discusión, que se inició mientras ella barría su puerta.

El Ministerio Fiscal le atribuye a la acusada la comisión de un delito de homicidio al clavarle a su concuñada un cuchillo de 13 centímetros de hoja que le produjo una herida de nueve que le afectó el pulmón y el corazón, ocasionándole un shock hipovolémico que le provocó la muerte a la menor, que tenía una hija de nueve meses.

El juicio continuará mañana. Las indemnizaciones solicitadas por la acusación pública y las particulares oscilan entre los 180.000 euros y los 300.000.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies