Un acusado de la red de droga y blanqueo dice que admitió haberla guardado para exculpar a su madre

Actualizado 22/06/2006 17:18:45 CET

GRANADA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Uno de los acusados por pertenecer a una red de droga y blanqueo de capitales, A.G.V., afirmó hoy ante el Tribunal de la Audiencia provincial de Granada que en sus declaraciones previas había admitido haber guardado en un trastero 50 kilogramos de hachís para exculpar a su madre, aunque en realidad "no sabía nada de la droga".

A preguntas del ministerio fiscal, el acusado reconoció haberle dicho a su madre, que era la que alquiló el trastero en el que apareció la droga, que "no se preocupara" porque todo lo que había allí guardado "era suyo", aunque hoy negó tener vinculación alguna con los efectos intervenidos: 50 kilogramos de hachís, dos pistolas y 70.000 euros.

Asimismo, L.H.H., hermano de otros de los principales acusados, aseguró ante el Tribunal que nunca ha tenido vinculación con las operaciones que lleva a cabo su hermano, A.H.H., tales como la compra-venta de vehículos o las peleas de gallos.

Según declaró, un bar que regenta en el polígono de Almanjáyar, en la capital, y que abre sólo en horario de tarde "le da para vivir" por lo que de ahí "obtiene" el dinero suficiente para salir adelante sin necesidad de colaborar en las actividades que realiza su hermano. Las 18 plantas de cannabis que la Policía halló en su vivienda estaban destinadas a "consumo propio", indicó.

Por su parte, la madre de éste, acusada de un delito de blanqueo de capitales, A.H.S., explicó que el dinero que ella posee procede de la "venta de ropa a sus vecinas" con lo que puede llegar a obtener hasta "600 euros al día" de beneficio.

En relación a las propiedades con las que cuenta a su nombre, A.H.S. dijo que "las compró por interés propio" y no porque su hijo mayor, A.H.H., se lo indicara, tal y como sostiene la fiscal en su escrito de acusación.

En la jornada de ayer, otros dos acusados, I.N.G. y A.H.H., atribuyeron a la venta de coches y a las peleas de gallos su patrimonio, entre los que figuran varias viviendas, ya que en ningún caso, según dijeron, "traficaron con la droga hallada" en sus domicilios, destinada a consumo propio.

El juicio, que está previsto que se prolongue hasta el próximo 30 de junio, continuará mañana. El ministerio público pide para los once acusados penas de prisión que oscilan entre un año y medio y 14 años, al considerarlos presuntos autores de un delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies