El Virgen de las Nieves implanta por primera vez en Europa un desfibrilador automático a un bebé de 56 días

Actualizado 24/10/2007 16:15:28 CET

La detección de la deficiencia cardiaca en el útero de la madre fue determinante para el éxito de la intervención

GRANADA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Virgen de las Nieves de Granada ha implantado por primera vez en Europa un desfibrilador automático (DAI) a un bebé de 56 días, que sufría el denominado síndrome QT largo --trastorno del ritmo cardiaco--, a través de cirugía mínimamente invasiva, que ha corregido la deficiencia en la pequeña Sara.

En concreto, la niña, que está ya en casa recuperada, presentaba un intervalo de QT extremadamente prolongado y un riesgo importante de arritmias, tal y como comprobó el equipo médico con un electrocardiograma tras su nacimiento el pasado 20 de agosto, toda vez que le había sido detectada la deficiencia en el útero materno.

Se trata de una enfermedad congénita grave que puede provocar muerte súbita por arritmias cardiacas en personas aparentemente sanas. Los primeros síntomas suelen aparecer en jóvenes que de repente debutan con pérdida de conocimiento, palpitaciones o, incluso, muerte súbita.

Los especialistas consideran "excepcional" el diagnóstico de este síndrome en la época neonatal. Cuando se manifiesta en un momento tan temprano como en esta ocasión el riesgo de muerte súbita es "particularmente elevado".

Así, según informó en rueda de prensa el cirujano cardiovascular Salvador López-Checa, el DAI implantado para corregir la deficiencia, el más pequeño del mercado --de apenas medio centímetro de espesor, cuatro de largo y un peso de 80 gramos-- fue instalado el pasado 15 de octubre bajo la grasa abdominal y no en el corazón como se hubiera hecho en un adulto.

El cirujano Abdallah Abdul, integrante del equipo multidisciplinar que atendió a la menor y director de la intervención, aseguró que ésta ha sido una "aventura" y reconoció haber estado "asustado" por la responsabilidad del caso, ya que era un "reto" hacerlo a corto plazo, como era necesario, y en un bebé tan pequeño, dos meses, que pesaba 4,5 kilogramos.

Desde su nacimiento, según explicaron los médicos, que estuvieron acompañados por la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, la pequeña ha estado en tratamiento con fármacos para reducir el riesgo de arritmias, lo que no evitó que a los 23 días de vida sufriera una parada cardiaca.

Pudo ser recuperada sin sufrir ningún tipo de secuelas dado que los padres habían recibido un curso de reanimación cardiopulmonar neonatal. Además, el servicio del 061 estaba al corriente de la situación de esta paciente a fin de poder tratarla sin demora en caso de necesidad.

ACELERAR LA DECISIÓN.

Este hecho llevó a los especialistas del Hospital Virgen de las Nieves a acelerar la decisión de implantar el desfibrilador automático en el menor tiempo posible. La función de este desfibrilador es detectar las posibles arritmias y corregirlas mediante una descarga eléctrica que restituyen el ritmo normal del corazón.

El DAI, que mantiene monitorizado 24 horas al día, 365 días al año el corazón del paciente, está equipado, además con un chip que recoge toda la información sobre si ha tenido que desfibrilar y cuántas veces.

Del Desfibrilador Automático Implantable, que está alojado bajo la grasa abdominal, salen unos electrodos que rodean el corazón y que son los encargados de realizar pequeñas descargas eléctricas, para corregir el fallo, en caso de necesidad.

Ante las escasas referencias bibliográficas a nivel mundial descritas sobre esta cirugía se barajaron varias posibles técnicas para el implante, decantándose finalmente por una nueva modalidad diseñada por el servicio de Cirugía Cardivascular del Hospital Virgen de las Nieves. En concreto, por el doctor Abdallah, especialista en cirugía de las arritmias y su equipo de colaboradores.

La intervención, que se llevó a cabo el pasado 15 de octubre, fue dirigida por el propio doctor Abdallah y por el doctor López-Checa, especialista en cirugía cardiaca infantil. Tras el implante y aún en quirófano, el equipo de especialistas comprobó el buen funcionamiento del mismo en el cuerpo de la paciente.

La implantación de un dispositivo de estas características es una intervención relativamente común en adultos y jóvenes pero es excepcional en niños y aún más en lactantes. Asimismo, la técnica utilizada es tan novedosa que los especialistas consideran que abre las puertas a la ampliación del tratamiento del síndrome del QT largo a edades más tempranas, incluyendo a los recién nacidos.

Se estima que el síndrome QT largo afecta a una de cada 5.000 personas. Se produce cuando el tiempo que transcurre entre las ondas Q y T es anormalmente prolongado, es decir, que el intervalo que aparece reflejado en el electrocardiograma está prolongado.

Tras la intervención, la pequeña fue dada de alta sólo cuatro días después, el 19 de octubre. Este diagnóstico y tratamiento ha sido posible gracias a la actuación multidisciplinar de la Unidad de Cardiología del Servicio de Pediatría, la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología y el Servicio de Cirugía Cardiovascular.

Aunque hay muchos avances en esta enfermedad, de momento la pequeña tendrá que llevar el DAI toda la vida, ya que funciona a modo de "seguro", puesto que tiene medicación para evitar las arritmias, pero mantiene el dispositivo para realizar las descargas en el caso de que no hayan sido evitadas por ésta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies