Una guerrilla toma la Diócesis de un obispo cordobés en Bangassou sin causar víctimas ni daños personales

Juan José Aguirre con la gente de Bangassou
EUROPA PRESS/FUNDACIÓN BANGASSOU
Actualizado 14/03/2013 13:02:16 CET

El prelado y cuatro cooperantes españoles están a salvo, pero con la preocupación de que los rebeldes hagan "verdaderas salvajadas"

CÓRDOBA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una guerrilla "yihadista" ha tomado y "saqueado" desde el lunes la Diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana, a la que pertenece el obispo Juan José Aguirre, natural de Córdoba, causando numerosos daños materiales, si bien hasta ahora no se han lamentado víctimas mortales ni "graves" daños personales. En estos momentos, la situación está "muy complicada", con las comunicaciones cortadas y empiezan a "escasear" los alimentos en la capital, con unos 30.000 habitantes, mientras que la Diócesis, con una extensión similar a Andalucía, cuenta con una población estimada de 450.000 habitantes.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Fundación Bangassou y hermano del obispo, Miguel Aguirre, ha explicado que las últimas noticias es que esta mañana su hermano, que está a salvo a unos 700 kilómetros en la capital del país, Bangui, "ha podido hablar" con los cooperantes en Bangassou, porque desde el lunes "los rebeldes habían cortado las comunicaciones".

En concreto, detalla que los habitantes "están bastante asustados", y hay alrededor de unos 30 cooperantes, cuatro de ellos españoles, que se encuentran "a salvo", todo ello después de que "los rebeldes han destrozado todo lo que han encontrado en su mano, siempre que fuera de religión católica", pues, "las mezquitas no las han tocado" y han hecho "ataques selectivos". Según apunta, "son musulmanes yihadistas y tienen bien aprendido donde tienen que ir y que es lo que tienen que saquear".

Así, comenta que "han saqueado la casa de las franciscanas, han atacado también la casa de los espiritanos y la misión católica; se han llevado todos los vehículos; en la carpintería se han llevado todo lo que han podido; han entrado en zonas quirúrgicas y han destrozado todos los aparatos; han saqueado la farmacia y la pediatría". En definitiva, "un autentico desastre y todo muy calculado".

Además, subraya que "se han quedado sin carburante, sin alimentos y las pocas medicinas que tenían los rebeldes tratan de destruirlas o llevárselas". Mientras, el obispo cordobés "se lamenta de que a ver quién echa a los rebeldes de allí", pues, "los franceses no están dispuestos a intervenir, las tropas del país no tienen capacidad para moverlos y mientras estén allí pueden hacer verdadera salvajadas".

Juan José Aguirre está en la capital del país, donde se trasladó hace unos días para una reunión de la Conferencia Episcopal, si bien "está esperando a tener la más mínima oportunidad para irse a Bangassou", dado que "tiene la necesidad de irse para allí, quiere estar con su gente, porque él se siente el pastor y responsable de muchos de ellos y en cuanto tenga una oportunidad cogerá un avión y se irá", según explica su hermano, quien le ha recomendado que si viaja lo haga "con prudencia".

Bangui está a unos 700 kilómetros de Bangassou y "la única carretera que comunica está tomada por completo por los rebeldes", con lo cual "es imposible transitar" por ella. Como alternativa, Aguirre "va y viene con normalidad por avionetas de Cruz Roja que atienden a campos de refugiados", pero en esta ocasión "incluso el tráfico de avionetas está cortado, porque han tomado también el pequeño aeródromo de Bangassou".

Cabe destacar, según indica Miguel Aguirre, que "los rebeldes tras tomar Bangassou se han dirigido a unos 130 kilómetros al norte y hacia el este con la frontera con Sudan y han tomado también Rafai", y es que, "esta gente tiene tomado casi el 90 por ciento de Centroáfrica con el agravante de que el ministro de defensa es de los suyos, pero según dice el ministro son grupos disidentes que no respetan ni obedecen a las instrucciones desde Bangui", de modo que "es un grupo descontrolado que no sigue órdenes del gobierno central y se sospecha que recibe órdenes del gobierno del Chad", agrega el hermano del obispo.

El prelado cordobés lleva en la República Centroafricana más de 30 años y desde los últimos 15 es obispo de la Diócesis de Bangassou. La fundación del mismo nombre ha puesto en marcha la campaña 'Conseguir la paz en la República Centroafricana' con la recogida de firmas en la web 'www.avaaz.org/es/petition/Conseguir_la_paz_en_la_Republica_Centroafricana'.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies