Investigadores jiennenses aseguran que el aceite de oliva tiene un "efecto beneficioso" que previene la diabetes

Actualizado 27/01/2006 15:52:00 CET

JAEN, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Científicos del grupo de Investigación Péptidos y Peptidasas de la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de la Jaén (UJA) consideran que el aceite de oliva cuenta con un "efecto beneficioso" que, con toda probabilidad, previene la diabetes.

Según indicaron a Europa Press miembros de este proyecto jiennense, este trabajo, el primero de estas características que se lleva a cabo en España, trata de profundizar en el conocimiento de los mecanismos básicos bioquímicos y moleculares que "van de la mano" de la aparición de las alteraciones vasculares en la diabetes, principal desencadenante de las complicaciones cardiovasculares y renales y de cómo el consumo de aceite de oliva en la dieta puede ejercer un efecto beneficioso en estos enfermos.

Así, consideraron que el aceite de oliva "podría determinar un cambio en el equilibrio de los componentes activos del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA) que, de alguna forma, explicaría su resultado positivo".

Igualmente, explicaron que han desarrollado estudios previamente con animales que han puesto de manifiesto que distintas enzimas, que forman parte del SRAA, modifican su actividad dependiendo del tipo de grasa de la dieta. Así, apuntaron que "conocen que la respuesta vasodilatadora y el metabolismo del óxido nítrico resultan afectados por la cantidad y la calidad de la ingresa tomada". La diabetes, uno de los problemas de salud de mayor importancia en el mundo, considerada una patología crónica, aparece cuando el páncreas no fabrica la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, una hormona, cuya misión principal se basa en transformar en energía los azúcares contenidos en los alimentos.

Asimismo, existen dos tipos de diabetes, la tipo I, que se manifiesta desde la infancia; y la tipo II, que suele aparecer a partir de los 40 años, generalmente asociada a la obesidad. El desarrollo de esta última depende de factores genéticos y ambientales, entre los que ocupa un papel fundamental la alimentación, puesto que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo de este tipo de diabetes.

Por tanto, la dieta juega un papel importantísimo en el control de la diabetes, y aunque hasta hace pocos años se recomendaba una dieta abundante en hidratos de carbono complejos y fibra, evitando los azúcares simples y las grasas, sin embargo, la dieta mediterránea rica en aceite de oliva, se está afianzando como una de las mejores opciones.

Numerosos trabajos han evidenciado el hecho de que una dieta rica en aceite de oliva previene la diabetes, puesto que reduce los niveles de glucosa, de colesterol LDL (malo) y triglicéridos. Asimismo al actuar sobre el colesterol, previene una serie de enfermedades muy frecuentes en los pacientes diabéticos, como son la arteroesclerosis y los trastornos cardiovasculares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies