Unas 200 personas muestran su repulsa ante un crimen que "no doblegará" a la sociedad

 

Unas 200 personas muestran su repulsa ante un crimen que "no doblegará" a la sociedad

Actualizado 04/12/2008 15:07:15 CET

El obispo de Jaén expresa su "más profunda condena por el vil asesinato"

JAÉN, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Unas 200 personas se congregaron hoy ante la Subdelegación del Gobierno central en Jaén para mostrar su repulsa por el asesinato del empresario Ignacio Uría a manos de la banda terrorista ETA en la localidad guipuzcoana de Azpeitia.

La alcaldesa de la capital, Carmen Peñalver, fue la encargada de leer un manifiesto en el que aseguró que la lucha por la libertad continúa. "No nos van a doblegar, queremos vivir en paz en torno a lo único que nos une, la democracia, que se ampara en la Constitución que estos días cumple 30 años", aseguró.

"Qué pena que algunos no se quieran abrazar a nuestra Carta Magna y la quieran manchar de sangre", lamentó la alcaldesa, quien añadió que el arma ante las pistolas es la democracia y destacó que el no a la crueldad de ETA debe ser hoy más fuerte que nunca. Asimismo, trasladó la "solidaridad, el apoyo y la mano tendida" a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para colaborar y decir que la banda terrorista "no cabe en nuestra sociedad".

Acto seguido, y tras enviar un fuerte abrazo a la familia de Ignacio Uría, los asistentes a la concentración, entre los que se encontraban autoridades públicas y representantes de partidos políticos y agentes sociales y económicos, guardaron cinco minutos de silencio que concluyó con un aplauso.

Esta no será la única manifestación para condenar el asesinato del empresario guipuzcoano, ya que la Asociación Víctimas del terrorismo Verde Esperanza ha convocado a los ciudadanos de Jaén a una concentración que tendrá lugar a las 20,30 horas de hoy en la Plaza de Santa María de la capital.

Por su parte, el obispo de Jaén, Ramón del Hoyo López, manifestó a través de un comunicado su "más profunda condena del vil asesinato". Una vez más, según dijo, la sociedad española se ha visto sacudida por el zarpazo asesino de esta organización terrorista que atenta gravemente contra el derecho a la vida y a la libertad. "Este asesinato es la manifestación del odio radical de los terroristas y su desprecio por el don sagrado e inviolable de la vida humana", comentó.

Así, tras reiterar su condena por el asesinato, pidió a la comunidad diocesana de Jaén que eleve plegarias a Dios por el cese definitivo de la barbarie terrorista. Asimismo, explicó que en el transcurso de su visita pastoral al Arciprestazgo de Baeza celebrará hoy la Eucaristía en la parroquia de Rus y en ella pedirá por el eterno descanso de Ignacio Uría y por el consuelo en la fe de sus familiares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies