El Ayuntamiento de Ubeda critica el "retraso injustificado" de la Junta para la construcción de una depuradora

Actualizado 31/07/2006 17:53:11 CET

UBEDA (JAEN), 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Ubeda (Jaén) criticó hoy el "retraso injustificado al que la Consejería de Medio Ambiente y la Agencia Andaluza del Agua de la Junta de Andalucía somete a la ciudad al no presentar el proyecto de construcción de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Ubeda".

En un comunicado remitido a Europa Press, el concejal delegado de Medio ambiente del Ayuntamiento de Ubeda, Fernando Expósito, aseguró que "el Ayuntamiento debe iniciar el proceso de expropiación forzosa de la ubicación acordada entre ambas administraciones para que la Junta de Andalucía comience las obras de construcción de la EDAR", proceso que dará comienzo después de que la Junta presente el proyecto definitivo para su construcción, aseveró.

Así, según Expósito, desde que ambas partes acordaron el comienzo inmediato de los procesos administrativos en octubre de 2005, "la Junta da la callada por respuesta".

Por este motivo, el concejal criticó que la "dejadez" de la Administración andaluza "afecta a los intereses de los propios ubetenses" y recordó que el proyecto "cuenta con cerca de siete años de retraso" a pesar de que el Consistorio "ha hecho todos sus deberes" al definir la ubicación definitiva de la depuradora para que la Junta inicie el estudio técnico y pueda llevar a cabo su posterior construcción, concretó.

La Estación Depuradora de Aguas Residuales de Ubeda, que se ubicará en el paraje conocido como Picón de Almagro, tendría un coste de unos nueve millones de euros, una superficie superior a los 12.000 metros cuadrados y abastecería al término municipal ubetense "en respuesta a la demanda de los ciudadanos", precisó Expósito.

Una vez que la Junta de Andalucía redacte el proyecto de obra de la EDAR, el inicio de su construcción deberá ser inminente para "poder mejorar el desarrollo sostenible de la ciudad" puesto que permitirá recoger el agua residual urbana procedente del alcantarillado municipal, de uso doméstico, y de las industrias asentadas en el casco urbano para su posterior tratamiento de forma que pueda ser reutilizada, por ejemplo, en el riego agrícola, concluyó el concejal de Medio Ambiente.