La Junta inspecciona 113 locales y recibe 16 denuncias desde la entrada en vigor de la normativa

Actualizado 05/01/2007 15:52:00 CET

JAEN, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud ha inspeccionado 113 establecimientos de más de 100 metros cuadrados de la provincia de Jaén desde que el pasado 1 de septiembre de 2006 terminase la moratoria para adaptar los bares y restaurantes a las condiciones dispuestas en la Ley estatal y en el decreto andaluz referente a la habilitación de zonas para fumadores separadas de suelo a techo y sistemas de ventilación.

Según informó la Junta de Andalucía a Europa Press a través de un comunicado, desde la entrada en vigor de la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo hace un año se han recibido en la provincia de Jaén 16 denuncias por incumplimientos de la norma estatal, lo que ha propiciado el inicio de la tramitación de expedientes sancionadores en 13 casos, que se han derivado a los organismos competentes para cursarlas.

Además, en el marco del plan integral específico en materia de tabaco se han creado en la provincica un total de dos Unidades de Apoyo para la Deshabituación Tabáquica, en concreto, en los distritos sanitarios de Jaén y Jaén-Nordeste.

Estas unidades tienen por objeto organizar los programas de atención al tabaquismo e impartir cursos de formación para profesionales sanitarios para capacitarlos en la labor de ayuda a la deshabituación tabáquica.

Además, la Consejería de Salud anunció hoy que va a poner en marcha desde Jaén un nuevo servicio gratuito para ayudar a los jiennenses y al resto de andaluces a dejar de fumar, a través de una línea telefónica gestionada por 'Salud Responde', que permitirá a los fumadores recibir ayuda y consejos de forma directa y personalizada sin necesidad de desplazamientos.

Esta nueva iniciativa se une a las ya implantadas antes incluso de la entrada en vigor de la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo, como el plan integral específico en materia de tabaco que incluye 85 medidas de acción dirigidas a prevenir este hábito entre los adolescentes, reforzar la asistencia sanitaria a las personas que desean dejar de fumar, incrementar la formación de profesionales para ofrecer ayuda en deshabituación tabáquica y potenciar la investigación en este ámbito. En 2006 se han invertido unos tres millones de euros en este plan, a los que se suman los tres millones previstos para este año.